Al menos cinco personas murieron ayer como consecuencia de las inundaciones que están teniendo lugar en el centro de Chile, donde se ha ordenado la evacuación de cerca de 5.000 personas, según informó el Gobierno.

Dos de las tres personas fallecidas murieron debido a los corrimientos de tierra, otra se golpeó contra unas piedras, mientras que la otra se golpeó cuntra un árbol.

Asimismo, las imágenes de las televisiones muestran como las calles están inundadas y los principales ríos se han desbordado en la ciudad de Valparaíso, donde cayeron 93 milímetros de agua en 24 horas, una cantidad muy superior al promedio de esa zona. Asimismo, en la región agrícola de Maule, 200 kilómetros al sur de la capital, el caudal del río Lounte se ha desbancado.

En Santiago, varios sectores quedaron sin agua potable, debido a la contaminación del agua de un río que abastece a una importante planta de tratamiento, lo que llevó al Gobierno a decretar la suspensión de clases para unos 390.000 estudiantes en nueve municipios de la capital.

"El agua caída ha permitido que en muchas regiones ya se hayan superado los valores promedio para un año normal a la fecha", dijo un informe del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

Fuertes lluvias que azotan al centro y sur de Chile tras una severa sequía dejaban el jueves cerca de 5.000 damnificados, mientras las autoridades decretaban evacuaciones y el cierre de escuelas por el desborde de ríos, cortes de agua potable y deslaves.

El Gobierno anunció que mantiene la alerta por las lluvias, que comenzaron el fin de semana pasado y anticipó que seguirán en las próximas horas, lo que hará subir el número de damnificados, que según la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi) es de 4.892.

El temporal ha traído como consecuencia, inundaciones, deslaves e interrupción de rutas, junto a cortes de energía eléctrica y el cierre de puertos y pasos fronterizos.

"En algunas partes tenemos saturación de los suelos, de la capacidad de absorción de los suelos inicial, toda vez que hemos tenido una importante incremento en las precipitaciones", dijo el subsecretario del Interior, Felipe Harboe.

Estado de Alerta

En zonas de la precordillera de la capital chilena, las autoridades se encuentran en alerta por el caudal de algunos canales, que amenazan con desbordarse, tal como ocurrió hace algunos años atrás.

No obstante, el Gobierno descartó posibles aluviones en el área, pese a que las lluvias se han registrado a una altura superior a lo normal."No esperamos problemas de esa naturaleza" , dijo el subsecretario de Obras Públicas, Juan Saldivia.

Además, el Ejecutivo informó que las precipitaciones elevaron el volumen de agua del embalse Colbún, el tercero en importancia en el país y una de las principales fuentes que utiliza la eléctrica para su generación de energía.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de