Las áreas abiertas de los océanos llamadas “zonas muertas”, que no tienen oxígeno y frenan la vida bajo el agua, han aumentado más de cuatro veces en los últimos 50 años, en tanto que los sitios de bajo oxígeno en los cuerpos de agua costeros (incluidos los estuarios y los mares) se han incrementado más de 10 veces desde 1950.

Así lo asegura un equipo internacional de 22 científicos de instituciones de Alemania, Bélgica, Canadá, China, Filipinas, Francia, Estados Unidos, Kuwait, Perú, Polonia, Sudáfrica y Suecia, en un estudio publicado en la revista Science.

Los autores del estudio, que es el más completo realizado hasta ahora sobre el bajo nivel de oxígeno en los océanos del mundo, indican que el oxígeno continuará cayendo incluso fuera de los océanos abiertos y las costas a medida que la Tierra se calienta, por lo que conviene frenar el cambio climático y la contaminación por nutrientes.

Océanos

Denise Breitburg, autora principal del trabajo y ecologista marina del Centro de Investigación Smithsoniano del Medio Ambiente (Estados Unidos), señala que “el oxígeno es fundamental para la vida en los océanos” y que su disminución está “entre los efectos más graves de las actividades humanas en el medio ambiente de la Tierra”.

“Es una tremenda pérdida para todos los servicios de apoyo que dependen de la recreación y el turismo, hoteles y restaurantes, taxistas y todo lo demás. Las reverberaciones de los ecosistemas no saludables en el océano pueden ser extensas”, añade Lisa Levin, oceanógrafa de la Institución Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos).

Este trabajo, realizado por un equipo de científicos de GO2NE (Global Ocean Oxygen Network), un grupo de trabajo creado en 2016 por la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de las Naciones Unidas, es el primero en el que se analiza de manera exhaustiva las causas, las consecuencias y las soluciones del bajo nivel de oxígeno en todo el mundo, tanto en mar abierto como en aguas costeras.

“Aproximadamente la mitad del oxígeno en la Tierra proviene del océano”, apunta Vladimir Ryabinin, secretario ejecutivo de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental, quien añade: “Sin embargo, los efectos combinados de la carga de nutrientes y el cambio climático aumentan enormemente el número y el tamaño de las “zonas muertas” en el mar abierto y las aguas costeras, donde el oxígeno es demasiado bajo para soportar la mayoría de la vida marina”.

Fuente: ABC,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de