El documento aprobado por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) sitúa en 4.000 hectómetros cúbicos anuales los que debe haber en el río en su desembocadura al mar.

Estas cifras son muy inferiores a las que aprobó la Generalitat y que el Parlamento catalán refrendó en 2007, donde se establecía un caudal de 7.000 hm3 en los años muy secos, 9.000 en los años normales y 12.000 en los húmedos.

En declaraciones a los periodistas desde los pasillos del Parlamento autonómico, el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, ha indicado que las cifras aprobadas por la CHE "contradicen" los datos que había establecido la Generalitat, en cooperación con los regantes y los agentes implicados, basados en todo momento en criterios científicos.

"En ningún caso deben servir para justificar un trasvase, algo que nos tememos", ha indicado Recoder, que ha añadido que las cantidades acordadas por la CHE tampoco respetan la Directiva Marco del Agua que existe a nivel comunitario.

El consejero ha indicado que en un contacto días atrás con el ministro de Agricultura y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, le garantizó que se atendrían "criterios científicos" a la hora de determinar el caudal de agua en el río Ebro.

¿Cómo se calculará el caudal ecológico?

Así, el portavoz de Medio Ambiente de CiU en la Cámara baja, Martí Barberà, considera que el caudal ecológico reservado para el citado río, por el Consejo del Agua de la Demarcación del Ebro, es "muy limitado". En este sentido, advierte de que desde CiU no se permitirá que se rebaje el caudal mínimo y necesario para la desembocadura del Ebro.

De hecho, subraya que el caudal permanente de 106,9 metros cúbicos por segundo, anunciado por el Consejo del Agua, entra en contradicción con las cifras que se manejan desde el Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat catalana, ya que suponen la mitad de lo que pedían las autoridades catalanas.
  
Finalmente, el nacionalista catalán solicita al Gobierno popular que el caudal mínimo permanente para el Ebro se base en "criterios científicos", y advierte de que, tal y como apuntan los estudios realizados por la Generalitat, no hay excedente de agua en el Ebro y por tanto no podría soportar un trasvase si se quiere garantizar el buen estado ecológico de las masas de agua.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de