Varias empresas que figuraban en la lista roja de Greenpeace han entregado a la organización la documentación necesaria que garantiza que no emplean ingredientes transgénicos en sus productos. Bimbo/Martínez (panadería, bollería), Virginias (galletas, turrones, chocolatinas, caramelos) o Hero (mermeladas, zumos, alimentos infantiles), que habían permanecido en la lista roja por no poner a disposición de la organización los documentos requeridos, pasan ahora al listado verde. Kraft Foods (Kraft, Côte DOrd, Milka, Toblerone, Oreo, Artiach), Santiveri, Coca Cola o Heineken son otros productores que ya han mostrado su rechazo a este tipo de alimentos modificados.

Sin embargo, aunque la Guía Roja y Verde de Alimentos Transgénicos de Greenpeace cada vez cuenta con menos páginas, otros productores se resisten a presentar la documentación necesaria que garantice al consumidor que los alimentos que producen no cuentan con ingredientes transgénicos. Algunas de las empresas que resisten en el lado rojo son Nestlé, Unilever (productor de Knorr, Ligeresa, Tulipán, Flora, Frigo, etc).

“A pesar del rechazo de los consumidores por los alimentos transgénicos y de los riesgos que estos cultivos suponen para el medio ambiente, la salud y la economía, algunas empresas siguen sin querer garantizar que no utilizan este tipo de ingredientes”, afirma Juan-Felipe Carrasco, responsable de la campaña de Transgénicos de Greenpeace. “Es perfectamente posible optar por los ingredientes no transgénicos”, añade.

80.000 hectáreas de maíz MON 810

En España se cultiva 80.000 hectáreas de MON 810, según Greenpeace, una variedad de maíz transgénico prohibido seis países de la UE. “El Ejecutivo español  sigue situándose en el campo de los que favorecen a las cuatro empresas agrobiotecnológicas que pretenden inundarnos de alimentos Frankestein, despreciando la salud de los ciudadanos y la protección del medio ambiente", concluye Carrasco.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de