El Parlamento Europeo (PE) ha aprobado un informe sobre la situación y las perspectivas de la agricultura en las regiones de montaña. Los diputados exigen reforzar el apoyo financiero a las zonas de montaña y solicitan la creación de un fondo para las regiones desfavorecidas, incluidas las de montaña. Asimismo, el texto propone destinar pagos adicionales por hectárea a la agricultura biológica y a los pastizales extensivos en estas áreas.

Las regiones de montaña cubren un 40% de la superficie de la UE y ofrecen espacio vital y de trabajo a casi un 20% de la población europea. Estas zonas presentan unas condiciones de producción agrícola difíciles, en particular en el sector lechero, así como problemas de transporte y comunicación. No obstante, también tienen ventajas potenciales que deben preservarse, como la calidad de su producción tradicional, la gestión duradera de los bosques y de las praderas y su atractivo turístico.

En el informe se insta a la Comisión a que elabore una estrategia comunitaria para el desarrollo y el “aprovechamiento sostenible” de los recursos de las regiones de montaña. La Eurocámara propone combinar en esta estrategia el desarrollo rural y las ayudas estructurales para desarrollar programas unificados. Además, insiste en la importancia de una estrategia silvícola a largo plazo que responda a “las repercusiones del cambio climático, al ciclo natural y a la composición natural de los ecosistemas forestales”, y destaca la necesidad de desarrollar mecanismos de prevención y compensación en situaciones de crisis (por ejemplo, los huracanes y los incendios forestales).

El informe también aboga por reforzar el apoyo financiero específico a las zonas de montaña y solicita que se les garantice un acceso “concreto y libre de trabas burocráticas” al mismo. En esta misma línea, se propone la creación de un fondo para las regiones desfavorecidas, incluidas las de montaña.

Además, el Parlamento Europeo pide que se preste una atención “específica y reforzada” a la multifuncionalidad de la agricultura de montaña en las futuras reformas de la PAC y que se adapten las directivas marco para el desarrollo rural y los programas nacionales al papel de los agricultores de montaña.

Por otra parte, la agricultura biológica y los pastizales extensivos deberían recibir pagos adicionales por hectárea, así como ayudas a las inversiones en instalaciones ganaderas adaptadas a las especies. El PE subraya la difícil situación de los jóvenes agricultores y reclama más ayudas para estos, así como destinar mayores recursos al fomento de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, en particular con medidas que favorezcan a la familia.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de