Establecimiento de los precios, fin a la huelga. Así podríamos resumir los últimos días vividos en la localidad manchega de Valdepeñas, donde los productores decidieron paralizar la vendimia hasta que el pasado sábado se estableció el precio mínimo de la uva.

¿Por qué se detuvo la vendimia?

Los productores de uva de Denominación de Origen Valdepeñas pidieron el pasado miércoles, cuatro de septiembre, establecer el precio mínimo que los industriales deberían abonarles por el fruto. En concreto, los agricultores pedían 0,025 euros por kilogrado de uva airén (blanca) y 0,035 euros para la cencibel o tempranillo (tinta). Entre los viticultores se decidió paralizar la vendimia hasta que no se llegara a un acuerdo entre ambas partes.

Solución al problema

El director de Producción Agropecuaria, Francisco Martínez, decidió el sábado pasado reunirse, por separado, con las partes implicadas en el conflicto, es decir, con industriales y productores. Representando a estos últimos, acudieron los portavoces de las organizaciones agrarias ASAJA, COAG y UPA y la Asociación de Vendedores de Uva de la Denominación de Origen Valdepeñas. Tras este encuentro, el precio que finalmente se estableció para la uva blanca fue de 0,014 euros el kilogrado (más 0,001 por porte) y 0,016 euros para la de tinta (más 0,002 por porte).

Reacciones al acuerdo

Martínez expresó a la Agencia EFE su “satisfacción” por el acuerdo ya que permitirá “normalizar la recogida de la uva en Castilla-La Mancha”. Por su parte, el presidente del consejo de la Denominación de Origen Valdepeñas, Fernando Prieto, señaló que el acuerdo "beneficiará a todo el sector".

Mientras, el portavoz de la mesa de Productores de la Denominación de Origen Valdepeñas, Francisco Patiño, manifestó que “aunque no se han conseguido los precios que los viticultores exigían”, han llegado “hasta donde podían llegar”.

Por su parte, el presidente de ASAJA, Fernando Villena, mostró su felicidad ante este acuerdo calificándolo de "histórico" y señalando que supondrá "un antes y un después en el sector (vitinícola)".

El establecimiento de este nuevo precio mínimo para los viticultores supone un incremento del 28% en la uva tinta y un 8% en la blanca, respecto a la temporada anterior.

Apoyo del presidente de Castilla-La Mancha

El presidente del ejecutivo regional, José María Barreda, manifestó que el Gobierno “no pararía” hasta conseguir “un acuerdo” entre industriales y productores, señalando además, que las demandas de los agricultores eran “razonables”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de