Éstas son algunas de las conclusiones que se extraen del último informe del estado del campo elaborado por el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente de Navarra.

Cultivo de secano

Así, en lo referente a cultivos de secano, los trigos, cebadas y avenas se encuentran en su mayoría inmersos en fases de ahijamiento, estado fenológico acorde con la época del año. En algunas zonas se están dando algunos problemas debido al exceso de humedad, provocando incluso pérdida de plantas por asfixia radicular.

Además, las precipitaciones importantes en las parcelas cerealistas de la Cuenca de Pamplona, Pirineos, Nord-Occidental y en zonas frescas de Navarra Media y Tierra Estella han hecho que se interrumpa la primera aportación de abonados nitrogenados en trigo, cebada y avena; labores que se habían iniciado la semana pasada. En Navarra Media, sur de Tierra Estella y la Ribera en general, las precipitaciones han sido menos significativas, por lo que se procede con cierta dificultad, pero sin interrupción, a la primera y única aportación de abonados nitrogenados.

En lo referente a cultivos forrajeros, las continuas e intensas precipitaciones que se van registrando en el norte de la Comunidad están provocando algunos problemas por exceso de humedad en suelos en parcelas de Ray-Grass Italiano de zonas de los Valles, Sakana, Baztan y Erro.

Cultivos de regadío

En lo referente a regadío, en las zonas donde la meteorología ha propiciado un tempero apropiado se van intensificando las labores preparatorias para albergar los cultivos de la próxima primavera y verano.

Analizando otro aspecto, las bajas temperaturas están afectando de forma negativa a las plantaciones de cardo, ya que las heladas van reduciendo el peso de las plantas, sobre todo de las que se encuentran atadas, por lo que los rendimientos van a empobrecer la campaña. También la alcachofa, que comenzabana sobreponerse de los daños de las heladas de diciembre, se ha visto afectada por los fríos de principios de semana.

Con al menos dos semanas de demora se consiguió sembrar, a finales de la semana pasada, el guisante verde en la zona de Buñuel y Cortes. Las intenciones de continuar la siembra en otras parcelas de Tudela y Valtierra, así como en localidades de la Comarca VI, como Villafranca, se han visto truncadas por la aparición de las nuevas precipitaciones que, aunque ligeras, dificultan las tareas de siembra.

Por ello, se está acumulando un retraso en la siembra de este cultivo que puede tener consecuencias negativas a lo largo de su desarrollo, sobre todo en la recolección, por la posible concentración de la maduración en los días de junio. Circunstancia parecida está padeciendo la espinaca de primavera con destino a congelación.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de