Greenpeace y WWF/Adena denuncian que España habría capturado al menos 7.000 toneladas, cuando su cuota legal de captura era de 5.568 ese año.

Los datos proporcionados esta semana por el Ministerio de la Presidencia en una respuesta escrita al Congreso de los Diputados evidencian que las capturas españolas de atún rojo en 2007 se sitúan al menos en las 7.000 t, frente a una cuota legal de captura de 5.568, lo que supone un exceso superior a un 25 por ciento. Se da la circunstancia de que España sólo declaró 5.192 t a Bruselas, encubriendo así las capturas ilegales que ahora reconoce.

La pesquería de atún rojo presenta uno de los mayores niveles de pesca ilegal en todo el mundo. En esta pesquería uno de los principales escollos para conocer los niveles de capturas reales de la flota española son las capturas de sus seis buques de cerco. Greenpeace y WWF/Adena han solicitado en varias ocasiones investigaciones de las declaraciones de estos barcos. El Gobierno aclara esta cuestión en la respuesta a una pregunta parlamentaria realizada por el Grupo Parlamentario GER-IU-ICV, donde afirma que en 2007 "se alcanzó una cifra superior a las 3.000 toneladas" correspondientes a la flota de cerco.

El volumen de capturas de otros segmentos de la flota son mejor conocidos y aceptados como precisos. Los arrantzales vascos, por ejemplo, capturaron 1.707 t de atún rojo en 2007 y las almadrabas del sur de la península 1.348 t. Tan sólo estos tres segmentos – flota de cerco, arrantzales y almadrabas – suman por lo tanto una captura mínima de más de 6.000 t, a las que habría que añadir las capturas de todo la flota de palangre mediterránea, la flota que faena con línea de mano en el Estrecho y las capturas de las flotas cántabra y asturiana, lo que elevaría las capturas a un mínimo conservador de 7.000 t en 2007.

"Es inaudito que con estos antecedentes, la Ministra de Medio Ambiente haya protestado la semana pasada por el cierre anticipado de la pesquería de atún rojo", declaró Sebastián Losada, responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace. "No es de recibo que desde este Ministerio se sigan defendiendo los intereses de las flotas industriales en lugar de la conservación de una de las especies de peces más amenazadas en todo el mundo".

Estos elevados niveles de capturas son de hecho coherentes con los aportados por estudios independientes como los elaborados por la consultora especializada en pesquerías de túnidos ATRT, SL. que estimaban unas capturas para el conjunto de la flota española en 2007 de más de 8.000 Tm. Con estos datos, Greenpeace y WWF/Adena demandaron el año pasado una investigación urgente de las capturas españolas de atún rojo por parte las instituciones comunitarias.

"Cada vez disponemos de más evidencias sobre la responsabilidad de España en la dramática situación del atún rojo", declaró Raúl García, responsable de la campaña de pesca de WWF/Adena. Y subrayó : "nuestro país no sólo dispone de la mayor cuota para esta especie, sino que además la ha superado sustancialmente".

Las inconsistencias de las estadísticas españolas no acaban ahí. Según el Ministerio de la Presidencia, las capturas anuales de la flota de cerco se sitúan en 2.233 t de media, algo que contrasta con las capturas comunicadas oficialmente por España a la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (CICAA) en la última década, que se sitúan en torno a las 1.700 t.

Precisamente, un informe hecho público el pasado 5 de diciembre de 2007 por el Tribunal de Cuentas Europeo ofrecía un panorama desastroso del control de las actividades pesqueras en nuestro país. Entre las acusaciones realizadas por este Tribunal figuraba que, en el año 2005, con el mismo equipo al frente del Ministerio que en la actualidad, habría un desfase escandaloso de un 40 por ciento entre las declaraciones de capturas de España a la Comisión Europea y los datos que aparecen en las bases de datos nacionales.