En una carta enviada por los servicios del comisario John Dalli a las autoridades rusas, la Comisión expresa su preocupación por la decisión, destacando que los últimos resultados de las pruebas sobre las muestras de pepinos llevados a cabo por las autoridades españolas y alemanas han demostrado que los pepinos no son responsables de la toxina Shiga que ha producido el brote de E.. Coli en Alemania.

Recordando que el brote se ha circunscrito a un área geográfica limitada (afecta principalmente el norte de Alemania), la Comisión también resalta que ha retirado el aviso de alerta sobre los pepinos españoles del Sistema de Alerta Rápida sobre Alimentos y Piensos.

Finalmente, a la carta, la Comisión subraya que mantenido a todos sus socios comerciales, incluida Rusia, informados plenamente y de una manera muy transparente sobre los desarrollos del brote y que tiene la intención de seguir haciéndolo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de