"La idea es que la comisión continúe trabajando luego del primer encuentro y, a partir de ahí, evaluar que mecanismos son las más propicios para este momento. Vamos a trabajar quirúrgicamente y llegar a todas las zonas afectadas y a los productores que más lo necesitan", sostuvo Yauhar.

Entendiendo que la situación climática es diferente en cada zona, el objetivo de la comisión, que quedará abierta en estado permanente, será analizar cada una de ellas: "Esta es una situación de sequía con anomalías. Tenemos lugares donde ha llovido en cantidad y en otros nada, según lo detallado en los informes del INTA. Entonces tenemos que trabajar con rapidez y criterio para llegar a quien más lo necesita", afirmó el ministro.

Los equipos del Ministerio de Agricultura y del INTA visitarán los campos para hacer una evaluación de la situación.

"Tenemos que trabajar en conjunto, con políticas de Estado concretas que acompañen al productor. Por otro lado, debe haber mucha presencia física en los lugares más afectados por el cambio climatológicos", destacó Yauhar.

La semana pasada, el ministro se había reunido con su par de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Arrieta, para tratar las consecuencias de los efectos climáticos en algunas regiones del territorio bonaerense, con particular énfasis en el sudoeste de la provincia, y trabajar en políticas de trabajo conjuntas.

"Para cada cultivo la situación es diferente. La realidad del trigo no es la misma que la del maíz ya que los tiempos son diferentes, por eso debemos analizar y evaluar cada caso en particular para encontrar las herramientas adecuadas", concluyó Yauhar.

Déficit hídrico

El último informe especial sobre evolución y perspectivas climáticas del Instituto de Clima y Agua del INTA indica que, a la fecha, no hay evidencias científicas, ni probabilidad significativa de que las condiciones continúen siendo extremas durante el trimestre.

El escenario más probable es que gradualmente comiencen a regularizarse los eventos de lluvia (disminuyendo los días entre lluvias) a partir de fin de enero y durante febrero.

Las situaciones más deficitarias ocurren principalmente en Córdoba (salvo algunos sectores del este), el sur y este de Santiago del Estero, oeste del Chaco, sur, sudoeste y norte de Santa Fe, toda la provincia de Buenos Aires (salvo zona sudeste y sur), norte y este de La Pampa.

Gran parte de las regiones productivas vienen sufriendo situaciones déficit hídrico durante las últimas campañas (2005-2006, 2007-2008, 2008-2009, 2010-11, actual). Esto las hace muy vulnerables regionalmente ante situaciones de riesgo como la actual.

Las condiciones atmosféricas son acorde a lo esperado para un evento La Niña en el océano Pacífico ecuatorial, que ha sido pronosticado y difundido desde el invierno pasado para la campaña 2010-11.

En tanto, continuaba el domingo, la ola de calor en todo el país, con temperaturas superiores a los 41 grados, mientras crece la preocupación por la sequía que afecta a las zonas productivas del sector agropecuario. Las marcas más intensas se registran en Santa Rosa (La Pampa) y Viedma (Río Negro), con una máxima superior a los 41 grados.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de