El proyecto firmado el pasado 8 de mayo entre el DAR, Departamento de Agricultura, Alimentación y Acción Rural y la ADRR, “Asociación para el Desarrollo de la Ribagorza Románica”, representa la puesta en marcha y la recogida de datos de una parcela experimental para la evaluación de diferentes variedades comerciales de manzano en una finca ubicada en Llesp,  así como caracterizar y preservar la variabilidad existente de variedades autóctonas de manzano y peral. La finalidad es le de poder conocer el potencial de estos cultivos en una zona de montaña, planteando su posible desarrollo posterior a escala comercial como actividad agrícola complementaria. El proyecto durará 4 años (2009-2012) con una superficie total de plantación de 6.048 m2 (4.320 m2 de variedades comerciales de manzano y peral  y 1.728 m2 de variedades autóctonas). 
 
MANZANOS Y PERALES

La especie mayoritaria a evaluar será el manzano y, por ello, la ubicación prevista es en la Alta Ribagorza, dado que el efecto altitud es el que confiere unas características cualitativas diferenciales respecto a otras zonas de media montaña o de llanura.

La especie principal a introducir y evaluar será el manzano, contemplando dos actuaciones: • Evaluación de variedades comerciales de manzana ya cultivadas en zonas de montaña en otros países y que se consideren más interesantes para la zona.
• Recopilación y evaluación de variedades autóctonas actualmente existentes en la zona.

En peral, se contemplan también dos actuaciones:
• Evaluación de 2 variedades comerciales de pera con interés potencial por la calidad del fruto y la aceptación por el consumidor.
• Recopilación y evaluación de variedades autóctonas actualmente existentes a la zona.

Dentro de la misma parcela experimental se prevé también introducir y evaluar diferentes plantas aromáticas y ornamentales bajo la dirección técnica del Centro Tecnológico y Forestal de Cataluña, así como pequeños frutos (frambuesas, grosellas, etc.).

EL IRTA y la ADRR

El IRTA tiene una larga experiencia en la evaluación de nuevas variedades de manzano y peral, dado que en 1994 implementó en Cataluña un programa de introducción y evaluación de material vegetal (injertos y variedades) que se ha desarrollado ininterrumpidamente hasta la actualidad en las Estaciones Experimentales de Lleida y de Mas Badía (Girona).

La ADRR quiere contribuir al desarrollo rural sostenible de la zona afectada por el proceso de despoblación y mantener la actividad económica, aumentando el grado de bienestar de la población.

En julio de 2007 se constituyó ADRR formada por 14 ayuntamientos de la Ribagorza catalana y aragonesa con la voluntad de gestionar un proyecto piloto de desarrollo rural dotado económicamente por el MARM en los presupuestos del Estado para el 2008. La cantidad de financiación disponible es de 25 millones de euros, a aplicar de forma anual desde 2008 hasta 2012. Dentro de esta cantidad se prevé que una parte se destine al estudio de actividades productivas complementarias a la ganadería.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de