En el vídeo,  Greenpeace recrea un  incendio virtual  de alta intensidad.  El origen del fuego se encuentra en la Casa de Campo y  debido a las extremas condiciones meteorológicas, se propaga hasta la Moncloa. La extrema sequedad del suelo y la vegetación, facilita que las llamas se propaguen con gran rapidez.

En el vídeo puede observarse, además, como la Delegación del Gobierno en Madrid ordena el desalojo del Parque Zoológico, además del Parque de Atracciones y del Teleférico.  También desvía el tráfico en el interior de la Casa de Campo. La espesa cortina de humo obliga finalmente al desalojo del complejo presidencial de La Moncloa.

Greenpeace quiere llamar la atención sobre las condiciones extremas de calor por el que atraviesa España. Para Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de Bosques y Clima, “esto es ficción, pero nadie puede negar que podría llegar a pasar. Este verano tan caluroso hemos visto arder miles de hectáreas en incendios forestales atizados por temperaturas y sequedad extremas”. Este ha sido el tercer verano más caluroso desde 1970, según La Agencia Estatal de Meteorología.

Greenpeace lanza esta  petición mientras Zapatero asiste a la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, donde se encuentra las consecuencias del cambio climático junto con otros líderes políticos internacionales. Raquel Montón, responsable de la Campaña de Cambio Climático de Greenpeace, cree que “España tiene que aprovechar su estancia en Nueva York y Pittsburgh para expresar el compromiso claro y nítido de sumarse al grupo de países que lideran la lucha contra el cambio climático".

Graves incendios forestales en nuestro país

Los incendios forestales suponen el 10% del total mundial de emisiones de gases de efecto invernadero. Datos del  Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino indican que 28 grandes incendios han sido los responsables de que más de la mitad de la superficie de nuestros bosques haya ardido. Hasta el 13 de septiembre de 2009 habían ardido  más de 100.000 hectáreas de bosque, resultando julio y agosto los meses más críticos.

Según el informe  Un futuro en llamas, elaborado por Greenpeace el pasado mes de agosto, dentro de
los grandes fuegos, desde hace 20 años ocupan un papel destacado los causados a fenómenos meteorológicos extremos, como olas de calor.  Tal y como apunta Soto, la virulencia y numerosidad de los incendios en nuestro país "se ven acentuadas por la prolongación de las olas de calor y el aumento de las temperaturas".

VIDEO Incendio simulado de La Moncloa. / Greenpeace



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de