Visón europeo

Medio Ambiente ha eliminado a lo largo de este otoño ocho puntos negros de mortalidad del visón europeo y otras especies amenazadas en la Comarca de Pamplona. También ha restaurado tres zonas y ha creado siete refugios para favorecer la cría de estos mamíferos en el tramo bajo del río Ega, cinco en San Adrián y dos en Azagra.

Estas actuaciones se han realizado en el marco del “Programa de espacios naturales y reinserción social”, fruto del convenio de colaboración firmado entre Gobierno de Navarra y la Obra Social “La Caixa”. Los trabajos, coordinados por la empresa pública Gestión Ambiental de Navarra, han sido desarrollados por nueve personas en riesgo de exclusión social de las empresas Elkarkide y Josenea, y han contado con un presupuesto total 75.000 euros.

Los trabajos llevados a cabo en la Cuenca de Pamplona van encaminados a la permeabilización de obstáculos como canales, puentes o acequias que actualmente no se encuentran en condiciones idóneas para el paso de fauna, de manera que los ejemplares salen de los cauces y cruzan las carreteras, momento en el que son víctimas de atropello. Con esta actuación se intenta disminuir la mortalidad directa por esta causa, mejorar la conexión ecológica de los espacios protegidos, incrementando así la probabilidad de conservación de estos mamíferos.

La zona de actuación ha destacado en los últimos años como lugar de incidencia elevada de mortandad de mamíferos. En las carreteras NA-150, NA-700 y A-15 se han recogido varios ejemplares de visón europeo (Mustela lutreola) y de otras especies amenazadas como la nutria (Lutra lutra), el turón (Mustela putorius), el tejón (Meles meles), la marta (Martes martes) y el gato montés (Felis silvestrys).

Las actuaciones se han desarrollado en los espacios donde estos animales campan y se alimentan. Se trata de cursos de agua, naturales y acequias, que pueden constituir un hábitat adecuado estas especies. Además de constituir un hábitat en sí, estas corrientes funcionan también como corredores ecológicos, permitiendo el intercambio de ejemplares e incrementando las posibilidades de conservación de poblaciones pequeñas y aisladas.

Según el personal técnico de Gestión Ambiental de Navarra, “el intercambio genético es vital para la conservación de especies amenazadas a medio y largo plazo, por lo que el hecho de mejorar la segura transitabilidad de los ejemplares puede incrementar el área de influencia y la supervivencia de la especie.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de