Oceana emprende una expedición de dos meses para estudiar zonas de profundidad y cuevas submarinas en Malta. La campaña, que forma parte del proyecto LIFE BaĦAR for N2K, reunirá documentación sobre hábitats y especies marinas para que se puedan proteger Lugares de Importancia Comunitaria dentro de la red Natura 2000. Muchas de esas zonas se van a estudiar por primera vez en la historia.

El proyecto está cofinanciado por la Unión Europea y dirigido por la Autoridad de Medio Ambiente y Ordenación Territorial de Malta (MEPA), en colaboración con el Ministerio de Desarrollo Sostenible, Medio Ambiente y Cambio Climático, el Departamento de Pesca y Acuicultura y la Universidad de Malta. Se estudiarán los hábitats de los fondos marinos en las áreas seleccionadas entre la costa maltesa y una distancia de 25 millas náuticas, y hasta una profundidad de 1000 m por debajo del nivel del mar.

Las profundidades marinas de Malta se han documentado muy poco por culpa de la complejidad técnica de investigar en estos entornos. De hecho, los estudios marinos que Oceana está llevando a cabo en el marco del proyecto LIFE BaĦAR for N2K constituirán las únicas imágenes existentes de muchas de las áreas investigadas”, explica Ricardo Aguilar, director de investigación de Oceana en Europa y líder de la expedición. “Tenemos muchas ganas de hacer esta expedición porque de nuestras exploraciones anteriores en el Mediterráneo se han derivado descubrimientos que han sido claves para proteger espacios marinos”.

La investigación y los estudios se llevarán a cabo a bordo del Oceana Ranger, un catamarán de 21 metros de eslora, y empleando un robot submarino que puede bajar hasta una profundidad de más de 1000 m y grabar en alta definición. Los científicos marinos a bordo del Ranger darán prioridad a la investigación de arrecifes, bancos de arena y cuevas submarinas, dado que son particularidades marinas que deben ser protegidas en virtud de la Directiva de Hábitats. Se tomarán vídeos, fotos y muestras del fondo marino para asegurarse de lograr una mejor comprensión de las áreas estudiadas.

LIFE BaĦAR for N2K es el segundo proyecto LIFE en el que ha participado Oceana. Este mismo año, hace unos meses, terminó en España el proyecto LIFE+ INDEMARES, que logró que se añadieran 73.000 km2 a la red Natura 2000. Oceana era responsable de investigar un monte submarino empleando la misma tecnología que se va a usar ahora en Malta, y aportó información sobre varias de las zonas estudiadas en el marco del proyecto.

Natura 2000 es una red de áreas protegidas en toda la Unión Europea y está considerada el grupo coherente de áreas protegidas más grande del mundo. La red Natura 2000 se instauró en 1992 en virtud de la Directiva de Hábitats, con el objetivo a largo plazo de proteger las especies y hábitats más amenazadas y vulnerables de Europa.

Sigue la expedición Malta 2015 a través de sus fotos, vídeos y diarios



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de