Hoy se celebra el Día Mundial de la Alimentación, una iniciativa de la FAO que este año se centra en “La Seguridad Alimentaria Mundial: los Desafíos del Cambio Climático y la Bioenergía”. Amigos de la Tierra denuncia los impactos que sobre los problemas de hambre y pobreza está provocando la apuesta por los agrocombustibles y hace un llamamiento para la retirada de los objetivos obligatorios para su introducción a gran escala. Para ello, activistas vestidos de maíz han entregado esta mañana varios informes [1] sobre los impactos de los agrocombustibles al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino y a autoridades regionales en varias ciudades españolas.

¡Antes comestibles que combustibles!

El Banco Mundial estima que 100 millones de personas más están bajo el umbral de la pobreza como resultado de la crisis de los alimentos. Instituciones como el Fondo Monetario Internacional estiman que en torno al 30% de esta subida de precios se debe a la apuesta por los agrocombustibles. Y los impactos de esta subida en la población más desfavorecida, que destina el 50 – 80% de sus ingresos a la alimentación son devastadores. Otras instituciones como la OCDE y la FAO ya advirtieron que la demanda de materia prima para agrocombustibles estaba causando cambios fundamentales en los mercados agrarios que pueden conducir a un incremento de precios de varios productos agrícolas

La producción de agrocombustibles provoca competición por el uso de la tierra con los cultivos alimentarios en casi todos los países, con crecimientos espectaculares de las áreas dedicadas al cultivo de aceite de palma en Indonesia, Malasia o Colombia; o de caña de azúcar en Brasil o Uruguay, desplazando cultivos alimentarios, y acelerando la pérdida de biodiversidad, al sustituir selvas, turberas o sabanas por monocultivos. La expansión de estos monocultivos desplaza comunidades rurales y población indígena de sus tierras, que pierden su medio de sustento.

No está claro que los agrocombustibles contribuyan de forma significativa a la reducción de gases de efecto invernadero. Desde Amigos de la Tierra solicitamos medidas reales de lucha contra el cambio climático, que no supongan una amenaza para la alimentación mundial ni comprometan el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para reducir la pobreza.

[1] Informes entregados al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino:

Fomentando la destrucción en América Latina: El auténtico coste de la apuesta por los agrocombustibles. Sostenibilidad como Pantalla de Humo: Los problemas de la certificación de combustibles y alimentos. Perdiendo Terreno: Las consecuencias de la expansión de plantaciones de palma de aceite sobre los derechos humanos en Indonesia.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de