La ministra de Medio Ambiente de Brasil, Marina Silva, ha entregado este martes la petición de dimisión de su cargo al presidente de Brasil, Luiz Inácio q "Lula" da Silva, según ha informado una portavoz del citado ministerio, que no pudo confirmar, sin embargo, si el mandatario aceptó o no su renuncia.

Silva, ex recolectora de caucho que ha dedicado su vida política a la defensa del medio ambiente, en la que se involucró de la mano del líder ecologista Chico Mendes, asesinado en 1988, fue nombrada por el dirigente brasileño cuando asumió su primer mandato en enero de 2003. En los inicios del Gobierno era considerada una de las personas de más confianza del presidente, pero las relaciones entre ambos se fueron desgastando debido al claro apoyo del presidente a otros ministerios volcados a fomentar el desarrollo de la Amazonía.

La ministra se había opuesto a varios proyectos de infraestructura que consideraba nocivos para la selva amazónica. También el pasado mes de enero culpó a la ganadería y a las plantaciones de cereales de ser responsables de la deforestación de la zona, a lo que el presidente respondió que era prematuro culpar a de ese mal a la industria agropecuaria.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de