La Comisión Europea cubre con este documento un amplio espectro de áreas que afectan al consumo de recursos, desde materiales, alimentos y construcción hasta la eliminación de residuos. Sin embargo, la falta de propuestas concretas dificulta la consecución de los objetivos planteados.

Amigos de la Tierra solicita a Europa y al Estado Español que tomen medidas eficaces y reales para la reducción en el uso de recursos naturales, dado los graves problemas a nivel planetario que el consumo europeo genera.

Uno de los puntos que podría ser el más relevante para mejorar el uso de recursos es la medida del consumo de recursos, pero la propuesta de reducir un 30% de este consumo está basada, por el momento, en el peso de los materiales utilizados en Europa en relación con el PIB, y de esta manera no considera la enorme cantidad de suelo y agua que se usa indirectamente en todo el planeta. Esta medida, por tanto, no puede considerarse eficaz para reducir el uso de recursos naturales, mucho menos cuando Europa es un importador neto de materias, y depende de los recursos de otros países para su consumo.  El sobre-consumo europeo está directamente relacionado con la contaminación, deforestación, cambio climático, acaparamiento de tierras y los abusos de Derechos Humanos, además de otros problemas ambientales y sociales en la mayoría de los casos en países no industrializados, con un índice de consumo mucho menor. 

Según Ariadna Rodrigo, Responsable de la campaña de Recursos Naturales en Amigos de la Tierra Europa,las medidas anunciadas  no reflejan el consumo total de Europa, por lo que no se podrá realizar un esfuerzo real de reducción en el consumo de recursos naturales. Es imprescindible medir el consumo europeo de suelo, carbono, agua y materiales en todo el planeta para reducir su uso en términos absolutos”.

Por otro lado, Amigos de la Tierra celebra las medidas publicadas en relación a la gestión de residuos, que crearían 580.000 empleos, ya que España tendrá que tomar buena nota de las mismas:

-  el incremento del objetivo de reciclaje de residuos domésticos hasta un 70% en 2030;

-  el establecimiento de un porcentaje específico para envases del 80% en 2030, con objetivos para materiales específicos;

prohibición de vertido de residuos reciclables en 2025 y recuperables en 2030 (incluyendo concretamente las bolsas de plástico de un solo uso);

reducción de los residuos alimentarios en un 30% en 2025;

armonización, simplificación y unificación de las mediciones en la gestión de residuos entre estados miembros.

Según Alodia Pérez, responsable de la campaña de Recursos Naturales y Residuos en Amigos de la Tierra, “estas medidas suponen un gran reto para el gobierno español, que tendrá que intensificar esfuerzos para lograr los objetivos planteados para el reciclaje y reducir los residuos vertidos, más aún teniendo en cuenta la creación de empleo prevista. La única opción aceptable es el incremento de la reducción en la generación de residuos, la preparación para la reutilización de los mismos, y la mejora en los sistemas de separación para el reciclaje, ya que la opción de la valorización energética no cumple los parámetros de la energía circular ni contribuye significativamente a la creación de empleo”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de