El material presenta altos niveles de mercurio y también contiene plomo y cobre, por lo que la organización internacional de conservación marina considera que el proyecto debe paralizarse hasta que no haya un plan para descontaminarlo.

“La Autoridad Portuaria debe llevar a cabo un proyecto de dragado transparente, que cumpla con todas las garantías necesarias”, apunta Xavier Pastor, Director Ejecutivo de Oceana en Europa. “No podemos permitir que se viertan al mar 200.000 m3 de fangos contaminados y que se vulneren los objetivos de la Reserva de la Biosfera, rompiendo el equilibrio entre las actividades económicas y la conservación del medio ambiente”.

De manera resumida, Oceana denuncia a la UNESCO estos cinco puntos:

  • El material a dragar presenta niveles muy altos de metales pesados, en especial de mercurio, que ponen en peligro la salud humana. Un informe del Instituto Español de Oceanografía desaconseja el vertido de este dragado al mar.
  • El análisis para evaluar el contenido de metales pesados se restringe solamente al 50% de la superficie que se pretende dragar. La otra mitad no analizada coincide con las zonas más contaminadas por mercurio y plomo según un proyecto anterior realizado en 2009.
  • En la zona donde se pretenden verter los fangos contaminados, Oceana ha documentado ecosistemas y especies de alto valor ecológico y pesquero, que se verían seriamente afectadas.
  • En la zona de vertido se lleva a cabo la pesca artesanal con palangre de fondo y a poca distancia se encuentran caladeros de raor y de langosta, especies muy importantes para la pesca en Menorca.
  • La zona de vertido prevista se encuentra a una distancia entre 1,8 y 2,4 millas de lugares importantes de baño, como son Cala Sant Esteva, Cala Rafalet, s´Algar y Cala Alcaufar, y la calidad de sus aguas podría verse afectada.

Uno de los objetivos de la Reserva de la Biosfera de Menorca es “gestionar ambientalmente el litoral y las playas, que son la base de la actividad turística, mediante la protección de los ecosistemas dunares y marinos”. Por tanto, y para cumplir fielmente con este objetivo, Oceana pide que se paralice el proyecto de dragado y así se solucionen las deficiencias detectados con el fin de realizar un dragado que cumpla con todas las garantías de calidad necesarias.

Oceana aclara que no se opone al dragado del puerto de Mahón, pero pide que no se viertan los fangos contaminados al mar, sino que se gestionen en tierra de una manera segura.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de