Cuatro activistas se encadenaron esta mañana a dos bidones de cemento en la zona donde se están llevando a cabo las obras del plan Porta Barcelona de Esplugues de Llobregat para tratar de paralizar su desarrollo. Tienen previsto permanecer encadenados hasta el sábado, cuando está convocada una manifestación en la plaza del Ayuntamiento de la ciudad.

Según informó a Europa Press un portavoz de la plataforma popular contra el plan Caufec, su objetivo es parar las máquinas y protestar contra un plan que consideran fruto de la "especulación "." Pondremos nuestros cuerpos ante las máquinas para frenar lo que creemos es un error", señaló la citada fuente.

En este sentido, denunció que no se haya llevado a cabo un proceso participativo sobre el proyecto con los vecinos del barrio de Finestrelles, donde se están llevando a cabo las obras desde el 2 de agosto. Además, los activistas reclaman la libertad de "Franki", el joven condenado a más de dos años de prisión por descolgar una bandera española del balcón del Ayuntamiento de Terrassa (Barcelona).

La plataforma popular contra el plan Caufec alertó de las "nefastas repercusiones de la cantidad de cemento con la que llenarán la montaña" de Esplugues para el medio ambiente, la flora y fauna y la accesibilidad. A su vez, criticó que el plan no contempla la vivienda social y los equipamientos públicos.

El plan Porta Barcelona, promovido por la inmobiliaria Sacresa, prevé la construcción de más de 700 viviendas, dos torres de oficinas y un centro comercial en dos ámbitos: Finestrelles Norte (situado en la montaña de Sant Pere Màrtir y junto al Hospital de Sant Joan de Déu) y Finestrelles Sur (situado junto a la carretera de Laureà Miró y en la zona limítrofe con L Hospitalet de Llobregat). Para hacerlo posible, la inmobiliaria Sacresa soterrará 31 torres eléctricas de alta tensión que hay en la zona.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de