Estas inspecciones son consecuencia del decreto, elaborado por la Generalitat, que regula normas para el control de los ruidos producidos por los vehículos a motor aprobado en 2004 y en el que se establecen los niveles máximos de emisión acústica admisibles, así como los procedimientos de medición de los mismos en la Comunidad Valenciana.

El aumento del parque automovilístico que se ha producido en los últimos años, ha ocasionado un incremento notable de la contaminación ambiental en nuestro territorio, convirtiéndose además, en uno de los principales factores causantes de la contaminación acústica, contaminación que afecta cada vez más a un mayor número de habitantes.

Por lo que "el adecuado control de los ruidos y vibraciones emitidos por estas actividades, es de gran importancia, ya que permite reducir significativamente la contaminación de las ciudades valencianas", ha destacado el director general de Calidad Ambiental, Vicente Tejedo.

"Lo que supone- ha continuado Tejedo- una mejora significativa tanto en la en la calidad acústica de nuestras ciudades reduciendo y controlando la emisión sonora de la principal fuente de contaminación, como de la salud pública de nuestros ciudadanos".

El 73% son turismos

Durante 2010, 1.343.000 vehículos a motor se sometieron a este examen de ruido, una cifra que crece por cuarto año consecutivo y que supone un 18% más que en 2007, cuando fueron 1.140.553 los vehículos sometidos a esta comprobación sonora.

Del total de vehículos que han pasado por las estaciones de inspección técnica durante el año 2010, el 73% fueron turismos, es decir, más de 988.000, mientras que cerca de 198.000 fueron vehículos mixtos, casi 63.000 camiones y prácticamente 52.000 motocicletas. El resto lo completan los ciclomotores, cuadriciclos, autobuses y tractocamiones.

En 2004, las ITVs comenzaron a realizar este tipo de pruebas, por primera vez en toda España, tras un período de adaptación realizan este control. A partir de este momento son los ayuntamientos, a través de la policía municipal, los responsables de controlar y comprobar que los vehículos que circulan por la vía pública no superen los límites de emisión sonora y que dispongan de la preceptiva documentación que acredite que han sido sometidas a la correspondiente comprobación sonora periódica que se realiza en estas estaciones de inspección técnica".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de