Martín ha destacado que en base a la vida útil del electrodoméstico, estas ayudas han producido un ahorro de energía de 31.900 megavatios y un ahorro en la factura eléctrica para las familias de 4.330.000 euros, además de evitar emitir a la atmósfera 12.900 toneladas de CO2. Martín se ha referido a la evolución histórica de estas ayudas, que ya llevan cinco convocatorias, con un balance de 48.641 electrodomésticos sustituidos, señalando que en los dos últimos ejercicios (2009/2010) se ha generado un total de 6.708.000 euros en volumen de negocio para 14.240 solicitudes de ayuda, con una cantidad de 1.341.000 euros concedidos, siendo la media de ayudas de 95 euros.
 
Ambos consejeros han destacado la importancia de estas iniciativas para la economía de las familias y la dinamización de los sectores implicados, la mejora de la eficiencia energética, la reducción de emisiones de CO2, así como la faceta educacional y de concienciación que conllevan.
 
Electrodomésticos 
Por lo que se refiere al Plan Renove de Electrodomésticos, Martín ha informado que en la convocatoria de 2010, en la que han participado un total de 150 comercios, se han recibido 7.277 solicitudes, que sumadas a las del 2009 hacen un total de 14.240. Las ayudas han sido para 12 tipos de electrodomésticos de las clases energéticas más altas.
 
En el balance económico Martín ha subrayado que la campaña ha generado un volumen de negocio de 3.512.831 euros con un total de ayudas de concedidas de 696.013,96 euros. Ha dicho que "por cada euro de subvención, se han generado 5,05 euros de volumen de negocio". Por tipos de aparatos, el más demandado ha sido la lavadora de las que se han vendido 2.714, seguido de los frigoríficos y congeladores con 2.87 unidades, 930 lavavajillas, 711 encimeras de inducción y 827 hornos. La mayoría de las peticiones provienen de Santander (2.639), Torrelavega (597) y Camargo (376).
 
Calderas y Ventanas 
Sobre la convocatoria del Plan Renove de Calderas y Ventanas, con un presupuesto inicial de 1.600.000 euros, el consejero de Industria ha precisado que aunque el plazo de presentación finaliza el próximo 23 de diciembre, "se mantendrá abierto mientras exista partida presupuestaria disponible." Ha destacado el efecto "multiplicador" de estas ayudas para un sector muy ligado a la construcción.
 
Las ayudas de ahorro y eficiencia energética son principalmente para viviendas con cantidades que van desde 1.000 euros, en el caso de las calderas, y de 2.000 euros para las ventanas.
 
Los motivos principales por los que se desarrolla este plan, ha dicho Sota, es porque "a través de de las ventanas se pueden perder hasta un 30 por ciento de energía destinada a calentar un hogar, mientras que una caldera eficiente permite reducir un consumo de energía de hasta un 30 por ciento, así como reducir hasta un 70 por ciento las emisiones de CO2, con respecto a la antigua".
 
Se pueden beneficiar de estas ayudas cualquier persona física empadronada o que tenga residencia fiscal en Cantabria, así como las Pymes. La renovación es para pisos, viviendas unifamiliares e inmuebles que hayan sido construidos antes de 2006 y las ayudas las tramitan los instaladores adheridos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de