Atendiendo a los datos que revelan que la capital de España supera los límites legales de contaminación y que otros núcleos urbanos alcanzan niveles poco saludables en la calidad del aire, la FJME quiere reforzar su compromiso con la sostenibilidad y la innovación ypropone implantar servicios de alquiler de motocicletas eléctricas en las principales ciudades españolas.

Esta iniciativa del “motosharing”ya es un hecho en Barcelona, donde comenzó a funcionar de forma pionera el pasado mes de mayo, gracias al sistema MOTIT, un proyecto innovador de Going Green, referente mundial en movilidad sostenible y primera asociada a la FJME, y de la Fundación Creafutur, en el marco del Consorcio Europeo MOLECULES.

Desde que se implantara, casi medio millar de personas, entre turistas y residentes en la ciudad condal,se han beneficiado de este sistema que da una vuelta de tuerca al servicio existente de alquiler de bicicletas y que permite recorrer los núcleos urbanos de forma rápida y limpia. Se trata de un nuevo concepto de transporte sostenible que podría reducir el tráfico hasta en un 6% y que aporta una mayor flexibilidad en los desplazamientos cortos. A la vista de estas ventajas, son varias las comunidades autónomas que están estudiando la implantación de este tipo de servicios en sus ciudades. Próximamente el sistema MOTIT se exportará a Baleares y Canarias, así como a distintas ciudades europeas y americanas que apuestan por la movilidad sostenible.

El beneficio del uso de vehículos eléctricos de dos ruedas es doble y recae directamente sobre los ciudadanos: por un lado, un aire más limpio reduciría el número de alergias y afecciones respiratorias de los ciudadanos, que se han disparado en los últimos años, y por otro, la facilidad de movimiento que permite la motocicleta ahorraría una media de 40 minutos en los trayectos interurbanos entre atascos y búsqueda de aparcamiento.

Para Luis Rivera, director de la FJME, “la implantación de este servicio de compartición de vehículos es un proceso que lleva asociado un cambio de mentalidad” y recalca que “para conseguirlo es absolutamente necesario extrapolar el sistema MOTIT de movilidad eléctrica a otras ciudades españolas”. Sólo de esta manera, asegura,“podríamos situarnos a la vanguardia de países europeos que apuestan por un nuevo modelo de ciudad, más limpia y más comprometida. Por eso, desde la FJME apoyamos iniciativas que aúnan innovación y sostenibilidad, porque “moverse por un aire más limpio”generaría una mayor calidad de vida en una sociedad donde el tiempo es oro.”



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de