No todos los productos químicos que se fabrican pasan las pruebas de seguridad pertinentes

No todos los productos químicos que se fabrican pasan las pruebas de seguridad pertinentes

La contaminación del aire, el agua y el suelo provoca cada año 9 millones de muertes prematuras en el conjunto del planeta, según recuerda el informe de la Comisión Lancet sobre Contaminación y Salud publicado en un monográfico la revista médica The Lancet publicado este mes de octubre. Ver más información y datos referidos a España en La Vanguardia, Big Vang.

Junto a los problemas derivados de la contaminación del aire, uno de los apartados destacados en este nuevo informe de la Comisión Lancet es la existencia y persistencia de los productos químicos sintetizados en las últimas décadas. Los autores de este estudio recuerdan que desde mediados del siglo XX hasta nuestros días, los seres humanos hemos creado en laboratorios (sintetizado) “más de 140.000 nuevas substancias químicas y plaguicidas”.

De este total, existen unas 5.000 substancias que se siguen produciendo a escala industrial, con una dispersión en el entorno y una exposición humana casi universal.

Pese a ello, indica la Comisión, “menos de la mitad de estos productos químicos con un volumen de producción elevado han sido objeto de algún examen de su seguridad o toxicidad, y tan solo en la última década ha pasado a ser obligatoria la evaluación rigurosa previa a la comercialización de nuevas sustancias químicas en tan solo unos pocos países de ingresos altos”.

La consecuencia de ello es que las sustancias químicas y los plaguicidas cuyos efectos sobre la salud humana y el entorno no han sido nunca examinados y han causado repetidos episodios de enfermedad, muerte y degradación del medio ambiente, indican textualmente los autores de este informe científico.

Además de problemas ambientales y sanitarios conocidos como la contaminación por plomo, asbesto (DDT, PCB) y clorofluorocarburos, la Comisión Lancet advierte que en las últimas dos o tres décadas se han introducido en los mercados mundiales sustancias químicas de síntesis que, “como sus predecesores, han sido objeto de una escasa evaluación previa a la comercialización; y amenazan con repetir estos hechos”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de