Estas dos antiguas instalaciones, en desuso al haber alcanzado el máximo de su capacidad, han dado servicio a 27 municipios que concentran una población de 670.000 personas en la zona Este de la región.

Los proyectos aprobados suponen impermeabilizar los vasos colmatados, estabilizar la masa de residuos, protegiéndolos de posibles arrastres por lluvia, minimizar el impacto medioambiental sobre el entorno hasta lograr su integración en el paisaje e instalar las conducciones de gas necesarias para el aprovechamiento de las emisiones que producen estas concentraciones de basura.

De este modo, se consigue aprovechar el biogás que producen estos dos vertederos y convertirlo en electricidad suficiente para abastecer a 5.000 viviendas. El sellado y restauración de estos antiguos vertederos son actuaciones incluidas en la Estrategia de Residuos (2006-2016),  que comprende la necesidad de adecuar estas instalaciones y recuperarlas como zonas verdes.

Estrategia de Residuos 2006-2016

Estas actuaciones se incluyen dentro de la pionera Estrategia de Residuos 2006-2016, con la que el Gobierno madrileño está creando las infraestructuras necesarias para el tratamiento de todo tipo de desechos, incluidos escombros, reduciendo a cero su vertido incontrolado, además del impulso de campañas para concienciar a los madrileños de la importancia del reciclaje.

Con la aprobación de estos dos proyectos de sellado de los vertederos, el Ejecutivo cumple el compromiso adquirido con la Mancomunidad del Este para la limpieza previa del área afectada, los movimientos de tierra, el acondicionamiento de una red de drenaje, la creación de taludes y plataformas para la reforestación, además el trabajo final de plantación de especies arbustivas y arbóreas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de