En la presentación de la campaña intervinieron también el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de la Región de Murcia, Prudencio Rosique, y el director general de Sigre Medicamento y Medio Ambiente, Juan Carlos Mampaso.

Cerdá destacó que “los murcianos son cada vez más conscientes de que deben deshacerse adecuadamente de los medicamentos caducados y no tirarlos a la basura o por el desagüe”. En este sentido, Palacios añadió que en la Región se realizan diversas campañas para concienciar a la sociedad sobre la necesidad de hacer un uso responsable de los fármacos y para incidir en la importancia de no automedicarse.

Desde septiembre de 2001, cuando se puso en funcionamiento el sistema Sigre en la Región, “se han obtenido resultados muy fructíferos en la gestión de residuos de envases del sector farmacéutico”.

En el primer semestre de 2010 las farmacias de la Región recogieron un total de 58.732 kilos de envases de medicamentos, lo que supone un incremento superior al  tres por ciento con respecto al mismo periodo de 2009. Actualmente en la Región prácticamente el cien por cien de las farmacias actúan como centros receptores de medicamentos y residuos de envases. Cada farmacia recoge una media de 17,67 kilos de residuos de envases de medicamentos al mes.

El consejero de Agricultura y Agua explicó que los residuos de medicamentos recogidos por Sigre son sometidos a un tratamiento que garantiza el reciclado de los materiales que forman el envase (papel, vidrio, plástico…) y “la destrucción controlada de los restos de fármacos que pudieran quedar en ellos, evitando que puedan dañar el medio ambiente”.

Uso racional del medicamento

La Consejería de Sanidad y Consumo desarrolla diversas iniciativas enmarcadas en el Plan de Salud Regional 2010-2015 para fomentar el uso racional de los fármacos y prevenir la automedicación. Entre ellas, destaca el Proyecto Happy-Audit, que incide en la necesidad de realizar una correcta prescripción de los antibióticos, y el Programa de Atención a Pacientes Polimedicados, que revisa la medicación a 30.000 personas que toman más de cinco fármacos al día.

La consejera subrayó que en la Región “gracias al Proyecto Happy Audit se ha reducido un 30 por ciento la ingesta de antibióticos”, pero insistió en la necesidad de evitar la automedicación. Asimismo, indicó que “para el Gobierno regional es prioritario seguir colaborando con esta medida para contribuir a mejorar la sostenibilidad de la salud social y medio ambiental”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de