Así se desprende de un estudio hecho público WWF que incluye una hoja de ruta con acciones urgentes para que instituciones, empresas y ciudadanos se comprometan en la lucha contra la contaminación marina. Según el informe “Una trampa de plástico. Liberando de plástico el Mediterráneo”, España ocupa el segundo puesto, por detrás de Turquía, en el ránking de los países que vierten más residuos de este material y es el cuarto de la UE que más plástico consume.

Plástico en el mediterráneo

Además, en estos países, junto con Italia, Egipto y Francia, los turistas incrementan la basura marina en un 40% cada verano, añade el estudio. WWF alerta de que el Mediterráneo se está convirtiendo en una peligrosa trampa, alcanzando niveles récord de contaminación por microplásticos que amenaza a las especies marinas y a la salud humana cuando éstos entran en la cadena alimentaria.

Para el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo, “el problema de los plásticos es un síntoma del declive general de la salud del Mediterráneo y debe servir como llamamiento para la acción real y común”.

Y, aunque los fragmentos grandes de plásticos afectan a especies amenazadas y protegidas, como las tortugas marinas y las focas monje, son los microplásticos los que alcanzan niveles récord de concentración, hasta 1,25 millones de fragmentos por kilómetro en el Mediterráneo, un nivel cuatro veces superior al de la llamada isla de plástico, en el Océano Pacífico.

En opinión de Giuseppe Di Carlo, director de la Iniciativa Mediterránea Marina de WWF, “el flujo constante de estos residuos al Mediterráneo, junto al hecho de que este mar esté semicerrado, provoca que los niveles de concentración de microplásticos hayan alcanzado un récord“.

Uso excesivo

El informe apunta al uso excesivo de plásticos, la pésima gestión de los residuos y al turismo masificado como principales responsables de la situación dramática que se vive en una de las regiones más visitadas del mundo, cuya reputación mundial está amenazada.

Según el estudio, sólo se recicla un tercio de los 27 millones de toneladas de residuos de plástico que se producen cada año en Europa y la mitad de este material acaba en los vertederos, mientras que los plásticos reciclados representan el 6% de todos los consumidos en Europa.

WWF insta a la adopción de un acuerdo internacional para alcanzar el cien de plásticos reciclados y reutilizables en 2030, la prohibición de los de un solo uso o la inversión en innovación y diseño para un empleo del plástico más efectivo y sostenible.

Fuente: WWF,