La Comisión Europea (CE) anunció el lunes pasado una serie de medidas para luchar contra la contaminación de residuos plásticos y mitigar su impacto en la polución marina, iniciativa que contempla la prohibición de materiales plásticos de un solo uso en objetos cotidianos para los que existen alternativas sostenibles y que ha sido detallada hoy por Drake en su conferencia en Barcelona.

Drake, que ha participado en la jornada “La gestión de plásticos en la economía circular”, ha señalado que esta nueva normativa haría de Europa “una región líder en la solución de un problema que tiene repercusiones globales”.

La directora general adjunta de Medio Ambiente de la CE ha resumido las principales medidas que contempla dicha normativa, entre las cuales destaca la prohibición de productos como bastoncillos para las orejas, cubiertos y platos de plástico o pajitas.

Contempla, asimismo, que los Estados miembros hagan reducir el uso de recipientes de plástico utilizados para comida y de los vasos o botellas de plástico para actividades deportivas.

Propone que los productores tengan la obligación de contribuir al coste de la gestión y limpieza de los residuos, así como campañas de sensibilización, de la misma forma que la industria recibiría incentivos para que se desarrollen alternativas menos contaminantes.

Entre los principales objetivos de esta normativa -“ambiciosos”, aunque “factibles”, según Drake- están conseguir reciclar, en el territorio de la UE, el 90% de las botellas de plástico de un solo uso de aquí al 2025, y garantizar que en 2030 todos los envases de plástico comercializados en la UE sean fácilmente reciclables o reutilizables.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de