El objetivo de esta investigación, respaldada por el IMPIVA con más de 16.000 euros, es obtener un bio-aceite que pueda ser utilizado como combustible de forma similar a lo que ocurre con los derivados del petróleo.

20 millones de euros

"Estamos frente a un proyecto innovador, ecológico y con un enorme potencial de futuro para el sector del calzado que vuelve a poner de relieve el papel destacado que desempeñan los institutos tecnológicos acercando las últimas tecnologías a las empresas".

En este sentido, Moragues ha señalado que desde 2007 el IMPIVA ha destinado 20 millones de euros a respaldar un total de 143 proyectos de investigación liderados por el Instituto Tecnológico del Calzado.

Con esta nueva técnica de aprovechamiento de residuos se contribuye a mejorar el abastecimiento energético de sectores industriales como el cerámico o el cemento, con un elevado consumo energético ya que se favorece la integración en los procesos industriales del bio-aceite obtenido como combustible alternativo.

16.266 toneladas de residuos

Según datos publicados por la Confederación Española de Curtidores (CEC-FECUR) y la Federación de Industrial del Calzado Español (FICE), durante el año 2009 se pudo alcanzar en España una cifra de 16.266 toneladas de residuos de piel curtida.

Además de los residuos de piel que produce la industria, los consumidores también contribuyen a la deposición de estos residuos en los vertederos cuando se deshacen de los zapatos usados.

A partir de los datos de consumo publicado por FICE en 2009, el consumo aparente de calzado de piel fue de 68.663 miles de pares. Estos zapatos, depositados en un vertedero, pueden ocasionar un vertido de residuos de más de 68.000 toneladas, siendo unas 17.000 toneladas correspondientes a residuos de piel.

Estas cantidades no hacen más que evidenciar que existe una problemática en cuanto al tratamiento de los residuos de piel curtida, pues hasta la fecha, en la mayor parte de los casos, los deshechos son almacenados en vertederos junto con el resto de los residuos urbanos pudiendo así generar unos líquidos residuales con alto porcentaje de contaminantes peligrosos como puede ser el cromo.

INESCOP investiga sobre la pirólisis de residuos de piel con el objetivo de optimizar las variables del proceso como primer paso para conseguir realizar, en un futuro no muy lejano, la pirólisis del zapato completo.

 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de