El consejero de Agricultura y Medio Ambiente, José Luis Martínez Guijarro, firmó los primeros convenios de colaboración con los representantes municipales de estas localidades, acompañado del Director General de Calidad y Sostenibilidad Ambiental, Manuel Guerrero, y del delegado provincial de la Consejería, Antonio Mompó.

Se prevé la construcción de 177 puntos limpios

Como explicó Martínez Guijarro “estas nuevas infraestructuras son una muestra más del compromiso del presidente Barreda con mejorar la gestión de residuos a nivel regional” para lo cual recordó que el pasado año 2009 se puso en marcha el II Plan de Residuos Sólidos Urbanos de Castilla-La Mancha que continúa con el desarrollo iniciado en el primer Plan en materia de Puntos Limpios, proponiendo la creación de una Red Autonómica de Puntos Limpios.

Con este nuevo Plan, se prevé la construcción de 177 nuevos puntos limpios, y una inversión pública de 37 millones de euros hasta 2019, con el objetivo de que todos los municipios de Castilla-La Mancha cuenten con las infraestructuras y medios necesarios. De esta cifra, ya en el mes de mayo el Consejo de Gobierno aprobó un gasto de 14,8 millones de euros para construir 53 de los nuevos puntos limpios.

En la actualidad existen en la región 183 puntos limpios de los cuales 155 son instalaciones fijas y otros 28 son puntos limpios móviles. En Albacete son 27 los fijos y 10 los puntos limpios móviles.

Importancia de la concienciación ciudadana

Los objetivos principales del Punto Limpio son evitar el vertido incontrolado de aquellos residuos que no pueden ser eliminados a través de los servicios convencionales de recogida de basuras urbanos, fomentar la separación en origen de los residuos, y aprovechar los materiales contenidos en los residuos que sean susceptibles de ser valorizados, consiguiendo el mayor ahorro energético y de materias primas y reduciéndose el volumen de residuos a eliminar.

Estos nuevos puntos limpios, facilitarán a los ciudadanos el depósito selectivo de todos los residuos urbanos de origen doméstico, voluminosos, aceites usados vegetales, metales, maderas, pilas y baterías, etc., de modo que permitan su recuperación o eliminación posterior.

También se destacó la importante y necesaria sensibilización ciudadana pues en los cuatro últimos años se ha producido un importante incremento en la recogida selectiva de más del 27%, pasando entre 2006 y 2009 de las 51.446 toneladas a más de 65.505 toneladas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de