En el marco de la celebración del Día Mundial del Agua y del Año Internacional de la Diversidad Biológica, el pasado 27 de marzo la Fundación La Tortuga (FLT) realizó la I Limpieza Submarina en el Parque Nacional Mochima.

Con el despuntar del día la embarcación Las Marías VI de FLT, zarpó desde Lechería con destino al islote de Chimana Grande, para llevar a cabo esta actividad de saneamiento que contó con el apoyo del Instituto Nacional de Parques.

A las 8:30 de la mañana los buzos se sumergieron para iniciar la recolección de escombros y desechos. El equipo, conformado por ocho expertos, pudo llenar 12 sacos de 20 kilogramos cada uno, aproximadamente. La mayoría de la basura fue recogida a partir de los 13 metros de profundidad, por su ubicación se cree que es el sitio en donde las embarcaciones particulares atracan para el disfrute de esta playa.

Los residuos recogidos eran en su mayoría latas y botellas, aunque también se hallaron bolsas amarradas con desperdicios dentro de ellas. A pesar de la cantidad de basura que se extrajo durante la jornada, los buzos explicaron que, de acuerdo con sus prácticas, la isla Puinare se encontraba en buen estado, esto en comparación a otros arrecifes en los que los expertos han visto mayor cantidad de desechos.

La actividad marina, se prolongó hasta el mediodía cuando los sacos fueron llevados a la orilla y el contenido que había dentro de ellos se pasó a otras bolsas de basura para así poder reusar los sacos en una próxima limpieza subacuática. 

Proteger la biodiversidad

Alberto Boscari, presidente de la Fundación, y Gaizkale Garay, coordinadora de la actividad, dijeron haber cumplido con el objetivo ambientalista de proteger y mejorar la ecología en este espacio mayormente concurrido los fines de semana y en el que intentan subsistir fauna, flora y desechos en un mismo entorno. "El trabajo en equipo es fundamental para lograr sanar lo que por años se ha venido dañando", explicó Boscari, "la idea es que se pueda seguir haciendo este tipo de labor para optimizar el estado de nuestros océanos". 

En los próximos meses Fundación La Tortuga realizará otras limpiezas subacuáticas que permitan continuar con la faena de sensibilización y conservación del ambiente. La meta de este saneamiento submarino es proteger la biodiversidad, de la que también la raza humana forma parte, y la gran variedad de animales y plantas, así como el lugar en el que viven.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de