Una empresa malagueña dedicada al medio ambiente ha participado en el desarrollo del proyecto "Cleansoil", que tiene por objeto la descontaminación "in situ" de suelos que están bajo infraestructuras -como un edificio, una vía ferroviaria o un carretera-, ya que las alteraciones del terreno son mínimas.

Bioazul, compañía situada en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), es una de las siete empresas que han participado en este proyecto que permite tratar zonas contaminadas de manera "simple y económica" cuando no es posible la extracción, según ha informado esta entidad en un comunicado

"Cleansoil", sistema financiado por la Unión Europea, se basa en métodos basados en la biorremediación, fitorremediación y la absorción, lo que supone "una alternativa económica" que permitirá el tratamiento de sustancias peligrosas mediante métodos de absorción.

Este proyecto consiste en la inserción de una estructura continua tabular que conecta una multiplicidad de recipientes que contienen el material absorbente y que se colocan dentro de perforaciones paralelas hechas en el suelo, que garantizan un daño mínimo en la superficie.

El próximo 30 de abril finaliza el proyecto, que lleva tres años en desarrollo y que ha contado con la participación de expertos europeos y de los Nuevos Estados Independientes (NEI), donde el sistema lo están probando con éxito.

Según la compañía malagueña, en la Unión Europea existen 1,5 millones de áreas contaminadas debido a las antiguas zonas militares, talleres de reparación de vehículos y maquinaria o las zonas de producción industrial pesada, lo que tiene "serias" consecuencias para el sistema de producción agrícola y para la salud humana.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de