¿Se imaginan sentarse en un banco fabricado a partir de caucho reciclado? La posibilidad de hacerlo no es tan lejana debido al proyecto Eco-Rubber, impulsado por el Instituto Tecnológico del Plástico, Aimplas y que estará en marcha los próximos 30 meses. Algunos de otros objetos que este proyecto tiene en mente son fabricar fuentes, pavimentos para parques infantiles, papeleras, etc.

Según este organismo, la mayoría de los neumáticos usados son “depositados en vertederos”, lo que genera uno de los “principales problemas medioambientales” de ámbito mundial, que no es otro que las “emisiones de C02” que contribuyen al “impacto medioambiental”. La Asociación Europea de Fabricantes de Neumáticos y Caucho (ETRMA) estima que en 2007 se acumularon un total de “3,4 millones de toneladas de neumáticos en los 27 países de la Unión Europea”, de los cuales “únicamente” se reciclaron el 38%.

Proyecto ecológico

Con estos datos sobre la mesa, el proyecto Eco-Rubber pretende “optimizar el actual proceso de reciclado del caucho de los neumáticos”. Para ello ha creado “un novedoso sistema de fabricación” con el fin de obtener “mobiliario urbano de alta calidad compuesto al 100% de caucho reciclado”.

“Evitar fuegos incontrolados y animales en los vertederos”

Esta iniciativa pretende recudir el número de neumáticos de los vertederos con dos objetivos. Por un lado, reducir las emisiones de C02 y así mejorar la calidad del medio ambiente y, por otro, gracias a esta reducción, se evitaránproblemas de salud generados por el incremento de insectos y roedores en las zonas y por las consecuencias de fuegos incontrolados, señala Aimplas.

En relación a estos objetivos, Valetín Polo, coordinador del proyecto de Aimplas afirma que la finalidad es “optimizar el proceso de reciclado del caucho para emplearlo en la fabricación de mobiliario urbano”. Además, también le da importancia a la seguridad ciudadana, puesto que señala que gracias al empleo de este mobiliario “novedoso”, se evitará el riesgo de “caída o deslizamiento del peatón” y se “minimizarán los daños” en el caso de que esto suceda.

Identificación del producto

Este proyecto, junto al Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), se ha centrado en la fabricación de una “ecoetiqueta” para identificar los productos desarrollados a partir de estos materiales y así “certificar y extender su uso en mercados de alto cosumo”.

Otros usos al caucho del neumático

Este diario ya informó sobre otra utilidad que se le daba al caucho de los neumáticos reciclados. En esta ocasión tenía un doble objetivo: mejorar el medio ambiente y la seguridad vial. Hablamos de los guardarrailes fabricados con caucho de neumático reciclado. Aquellos que estéis interesados en saber más sobre esta iniciativa, pinchar aquí.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de