Con el volumen recibido en 2012, la capacidad para almacenamiento de baja y media actividad se encuentra al 67,5%, mientras que la primera estructura para residuos de muy baja actividad se encuentra al 16,87%. Así lo constata el informe anual de la instalación cordobesa, presentado hoy por la directora del almacén, Eva Noguero, a los medios de comunicación.

Los residuos radiactivos llegaron a la instalación en 278 expediciones: 140 de ellas fueron de residuos de baja y media actividad y 138 de muy baja actividad.

De este modo, desde enero de 1986 hasta diciembre del pasado año, la instalación cordobesa almacena un total de 36.613,325 metros cúbicos de residuos radiactivos, que hace que en la actualidad haya 18 estructuras de almacenamiento de residuos de baja y media actividad llenas, dos en operación y tres ocupadas temporalmente con residuos procedentes de incidentes en acerías. Respecto a los residuos de muy baja actividad la primera estructura específica, denominada “celda 29”, se encuentra al 16,87%, y la instalación presentó el pasado mes de agosto la documentación de licencia para construir la siguiente estructura para este tipo de residuos.

La actividad de El Cabril ha estado sometida, entre otros controles, al Plan de Vigilancia Radiológica Ambiental (PVRA) que en 2012 recabó 1.046 muestras de agua, aire, sedimentos, alimentos, etc., para certificar el nulo impacto radiológico de El Cabril en su entorno.

Por otro lado, El Cabril continuó siendo en 2012 un foco de interés público al recibir 4.445 visitantes entre los que se encontraban estudiantes, vecinos, profesionales de los medios de comunicación, representantes institucionales y técnicos de distintos países del mundo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de