Abundancia de plásticos en Bali

Indonesia es el segundo país con mayor contaminación por plástico, con 3.220 millones de toneladas de residuos del citado material, según un estudio de 2015 de la Universidad de Georgia, en EEUU. La isla de Bali en concreto, destaca como una de las zonas más contaminadas de Indonesia. Con una población de 4,5 millones desecha 1.000 toneladas de desperdicios plásticos diarios, incluso supera a Yakarta, la capital del país, donde viven 12 millones de personas y se acumulan unas 750 toneladas de plástico a diario.

Uno de los causantes de este problema es el turismo que llega a la isla. De los 15 millones de personas que visitan el país cada año, el 40% van a Bali. El nivel de contaminación empeora por el "comportamiento consumista" de los visitantes, que generalmente consumen bebidas y comidas durante el trayecto, según expertos conservacionistas.

A esto se une el desinterés político por el medio ambiente. Bali ni siquiera cuenta con una política de tratamiento y reciclaje de basuras. "Indonesia cuenta con políticas y leyes (contra la contaminación), pero debido a la corrupción parece incapaz de actuar" indica Mike O´leary, director de la fundación ROLE (Ríos, Oceanos, Tierras, Ecología), con sede en Bali y que ofrece programas de educación y capacitación para promocionar la sostenibilidad del medio ambiente. Este grupo, cuyo lema es "cero desperdicios en el océano", organiza junto a las comunidades locales campañas de limpieza en algunas de las playas más afectadas por la contaminación del plástico.

Los desperdicios arrojados, como bolsas, botellas y demás recipientes, se acumulan en las cunetas de las carreteras, caminos, riachuelos y manglares para acabar en el mar, donde los animales marinos pueden consumirlo y morir por ello. El amontonamiento de las basuras ha agravado además las inundaciones de la región e incluso ha creado problemas sanitarios en las áreas más afectadas de la isla.

Mar de plástico

Los efectos en el medio ambiente y el océano causados por la contaminación plástica será uno de los temas tratados por los expertos de todo el mundo que confluirán en Bali a finales de febrero durante la celebración la cuarta Cumbre Mundial del Océano. Según el Foro Económico Mundial, siguiendo a este ritmo para 2050 los océanos contendrán más residuos plásticos que peces, en términos de peso.

En Indonesia recientemente se hizo viral un vídeo en el que una bolsa verde se disuelve instantáneamente en un vaso de agua caliente para ser consumido por una persona. "El mensaje que pretendía lanzar es que una bolsa de bioplástico es tan inofensiva que hasta un ser humano la puede consumir. Por lo que si reemplaza a las bolsas de plástico convencional podríamos salvar la vida de millones de animales marinos", indica Kevin Kumala, fundador de la empresa Avani.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de