Tras unas duras negociaciones, los representantes de los eurodiputados y de los Estados de la Unión Europeo alcanzaron un acuerdo para reducir las emisiones de CO2 de los automóviles a un máximo de 95 gramos por kilómetro en 2020. Este objetivo es de obligado cumplimiento para el 95 por ciento de los coches nuevos en la fecha anteriormente citada. Y los será para el 100 por ciento a partir de 2021. Actualmente, los turismos pueden emitir 160 gramos de CO2 por kilómetro.

El acuerdo fue respaldado por la comisión parlamentaria de Medio Ambiente el 17 de febrero de 2013. Los eurodiputados tuvieron que acordar una introducción escalonada y limitada de la medida sólo a partir de 2020 y no a partir de 2015 como contemplaba el proyecto inicial.

La propuesta introduce un sistema de incentivos para que los fabricantes de automóviles diseñen turismos que emitan menos CO2. Si producen coches que emitan menos de 50 gramos por kilómetro, recibirán súper créditos entre 2020 y 2022, lo que otorgará a esos automóviles una ponderación más favorable en el saldo total del fabricante. Por el contario, si las empresas no logran respetar el objetivo, tendrán que pagar por cada gramo por kilómetro que emitan por encima del límite.

Para los fabricantes de automóviles es importante saber con antelación los estándares que regirán en 2020, para disponer de tiempo suficiente para desarrollar la tecnología necesaria.

Fabricantes, medio ambiente y consumidores

"Hemos peleado para lograr un buen acuerdo que combine la flexibilidad para los fabricantes, la protección del medio ambiente, y el interés de los consumidores", explicó el eurodiputado popular alemán Thomas Ulmer tras la votación en la comisión de Medio Ambiente. "Es un buen acuerdo para las tres partes", se felicitó.

Para que el acuerdo entre en vigor, debe ser aprobado por el pleno del Parlamento Europeo y por el Consejo de Ministros, institución esta última que representa a los Gobiernos de la Unión Europea.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de