La Directiva Hábitats de la Unión Europea, con 17 años de antigüedad no ha conseguido frenar la destrucción de los espacios naturales europeos. La primera revisión del estado de las especies y los hábitats amenazados de la Comisión revela que el 65% de los hábitats y el 52% de las especies europeas se encuentran en un estado de conservación malo o desfavorable, según los técnicos, creciendo el peligro de extinción de la vida silvestre.

La Comisión concluye, además, que la Unión Europea no va a cumplir el objetivo de protección de la naturaleza comprometido, con el que se propuso detener la pérdida de biodiversidad en 2010. Y España no es una excepción. España no sólo no frena la destrucción de sus espacios naturales, sino que es el país que peor cuida sus recursos naturales.

La peor protección de su biodiversidad

Sólo una de cada 100 hectáreas protegidas en España, amenazadas por su fragilidad, están bien conservadas, según la Comisión Europea. Las especies que viven en los parques naturales no escapan a la falta de cuidados: 88% de las especies en peligro no cuentan con las medidas de protección adecuadas, según la Comisión.

Para la asociación conservacionista WWF España, la falta de cuidado de los espacios esconde una “falta de voluntad política”. “El fracaso refleja la falta de conocimiento sobre la biodiversidad y su importancia no sólo para nuestro medio ambiente, sino para la salud de   nuestro sistema social  y económico”, afirma Cristina Rabadán, técnico de Red Natura 2000, de WWF España.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de