Los países más pobres del mundo suelen ser también los más duramente afectados por los problemas ambientales y los que probablemente más sufren los efectos del cambio climático.

Las causas de esos problemas suelen estar interrelacionadas. Por eso, la acción sobre una de ellas influye en las demás. Por ejemplo, conservar la selva y la biodiversidad no solo contribuye a luchar contra el cambio climático, sino que puede asegurar el suministro alimentario que, a su vez, es esencial para erradicar la pobreza.

Una propuesta de la Comisión Europea señala un nuevo criterio de la UE para erradicar la pobreza y fomentar el desarrollo sostenible que aborda ambos problemas de manera conjunta.

Es el momento adecuado para elaborar una estrategia ante ambos retos. La fecha propuesta para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (entre los cuales está la erradicación de la pobreza) es 2015 y, mientras tanto, prosigue el debate internacional sobre el seguimiento de la Conferencia de la ONU de 2012 sobre el desarrollo sostenible.

El nuevo criterio se basa en los siguientes principios:

  • El dinero por sí solo no es suficiente. La financiación debe alinearse con políticas que, por ejemplo, eliminen los obstáculos.
  • Deben considerarse todas las formas de financiación, pública y privada, nacional e internacional.
  • Los países receptores deben decidir las prioridades de distribución de los recursos a los distintos objetivos.
  • Mediante nuevas sinergias, cada euro que se gaste en uno de los ámbitos de la política tiene que tener efectos positivos en otros.
  • Las "economías emergentes" (países hasta ahora considerados pobres pero cuyas economías están creciendo) y los "países de renta media alta" también deberían ayudar a los más necesitados.

A continuación debatirán las propuestas los ministros nacionales y el Parlamento Europeo. El nuevo criterio se aplicaría a partir de 2016.

Pobreza energética

El Comité Económico y Social Europeo aprobó en 2011 un dictamen sobre "La pobreza energética en el contexto de la liberalización y de la crisis económica". En España, la Asociación de Ciencias Ambientales realizó en 2012 un estudio sobre la "Pobreza Energética en España", en dónde se llegó a la conclusión de que un 10% de la población española era incapaz de mantener su vivienda con una temperatura adecuada durante los meses fríos en 2010.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de