La vegetación de la selva amazónica no es tan virgen como pensábamos

Las zonas de la Amazonía con vegetación densa y exuberante son vistas como símbolos de ecosistemas prácticamente vírgenes y no tocados por la mano del hombre. Sin embargo, los habitantes nativos seleccionaron y plantaron especies de árboles útiles para sus necesidades, cambiando para siempre las características de la selva amazónica, según un nuevo estudio.

"La Amazonía no es tan prístina e intacta como parecía", dijo el autor principal del estudio, Hans ter Steege, ecólogo del Centro de Biodiversidad Naturalis y de la Universidad Libre de Amsterdam, en Holanda.

Millones de habitantes nativos

Se estima que entre 8 y 10 millones de personas vivían en la Amazonía en la época anterior a la colonización española y portuguesa. Y hablaban al menos 400 lenguas diferentes. Muchos murieron en enfrentamientos con los colonizadores o por enfermedades traídas por los europeos para las que no tenían resistencia, como la viruela o el sífilis. Árboles que hoy son abundantes en la selva amazónica fueron plantadas por esos habitantes nativos, según Steege.

Entre esas especies están los árboles que producen cacao, caucho, castañas de cajú, açaí, nueces de Brasil, y un fruto conocido como cumare o chontilla. Los investigadores analizaron la composición del bosque en 1.170 sitios de la selva amazónica y compararon esta información con mapas de sitios arqueológicos en la misma región donde pueden verse vestigios de presencia humana.

El estudio, publicado en la revista Science, concluyó que 85 especies de árboles tenían una probabilidad cinco veces mayor que otras en la región de ser dominantes en la selva amazónica. Y estas especies son precisamente las que fueron utilizadas por tribus nativas para la obtención de frutos, nueces, materiales de construcción y otros usos durante los últimos 8.000 años. Las zonas con más especies utilizadas por habitantes locales también eran las más cercanas a los asentamientos precolombinos.