Más de 50 tanques y once aviones combatían ayer un gran incendio forestal cerca de la capital griega, mientras fuertes vientos amenazaban con dirigir las llamas hacia una fábrica de municiones, dijeron autoridades.

Unos 280 bomberos y tres helicópteros luchaban contra las llamas cuando éstas se aproximaban al pueblo de Inoi, en los montes Parnitha, 35 kilómetros al noroeste de Atenas. A medida que avanzaba la noche, las autoridades se vieron obligadas a suspender las tareas para extinguir el fuego.

"Los esfuerzos para apagar el fuego están encaminados", dijo un oficial del cuerpo de bomberos en Atenas. "La propagación del incendio se ha detenido", agregó.

La región, una de las últimas áreas boscosas en la zona del Atica que rodea a Atenas, fue severamente quemada el año pasado cuando Grecia sufrió uno de los peores incendios en décadas, en el que murieron 65 personas.

Previamente, Panagiotides Kleanthis, alcalde del municipio de Dervenohoria, que incluye a Inoi y otros cinco poblados, dijo ayer que más de una docena de tanques estaban mojando una fábrica de municiones cercana y su área alrededor. Kleanthis informó a Reuters de que un cambio en su dirección podría empeorar la situación, empujando el incendio habia la planta de municiones.

Éste es el último de una serie de varios incendios que asolaron Grecia en lo que va del año, mientras las temperaturas veraniegas aumentan vertiginosamente hacia los niveles máximos vistos en el año anterior.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de