Oceana aplaude las acciones de España, que abren una nueva era en la lucha mundial contra la pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada.

Oceana felicita a España por haber desarticulado un grupo de piratas pesqueros internacionalmente conocido y activo durante al menos una década. 

La Guardia Civil e Interpol han dado hoy los detalles de una operación sin precedentes, saldada en seis detenidos y 16 personas investigadas por delito ambiental, pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales. El resultado de la ‘Operación Yuyus’ coincide con el anuncio ayer del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de sanciones por un total de 17,84 millones de euros a esta misma red de compañías relacionadas con Vidal Armadores.

"Las acciones de España están escribiendo la historia de cómo se va a erradicar la pesca ilegal de los océanos. La pesca pirata no es solo un delito ambiental, sino que pone en peligro el sustento de los pescadores legales. Instamos a los gobiernos de todo el mundo a emplear la ley, unir fuerzas y seguir este ejemplo pionero”, afirma Lasse Gustavsson, director ejecutivo de Oceana en Europa.

La pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada (INDNR o IUU, por sus siglas en inglés) es una de las principales causas de la sobreexplotación de los océanos. 

La Guardia Civil calcula los beneficios del grupo en al menos 10 millones de euros al año. Los piratas capturaban merluza negra, una lucrativa especie que es esencial para el equilibrio ecológico de las aguas de la Antártida, por lo que sus acciones se consideran un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente en general. 

Organismos internacionales y 14 países han unido sus fuerzas en la investigación, que ha culminado con seis personas detenidas y posteriormente liberadas bajo fianza.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de