El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino ha evaluado favorablemente el proyecto para conectar la carretera C-31 con el acceso a la nueva termina T-1 del aeropuerto de Barcelona-El Prat al considerar que protege “adecuadamente” el medio ambiente y los recursos naturales, según recoge la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El proyecto, promovido por la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento, prevé mejorar los accesos al sector oeste del aeropuerto, unas obras que afecta alos municipios de El Prat de Llobregat, Viladecans y Sant Boi de Llobregat.

Las actuaciones se desarrollarán en la zona del Delta de Llobregat, por lo que el DIA establece condiciones específicas de protección ambientla y para el seguimiento de la aplicación de las mismas.

Entre ellas, destaca que la Mesa técnica del acuífero del Llobregat –órgano de la Agencia Catalana del Agua– deberá evaluar el proyecto constructivo y las medidas protectoras previstas, así como el seguimiento de los impactos que pudieran ocasionarse.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de