La semana pasada se reunierón en Pamplona los participantes del Proyecto Europeo SECTOR (Producción de vectores energéticos sólidos sostenibles a partir de biomasa por medio de la Torrefacción) que está formado por un consorcio de 21 socios de los sectores industriales y de investigación en biomasa, procedentes de varios países europeos, entre los que se encuentra CENER (Centro Nacional de Energías Renovables).

El proyecto se centra en el desarrollo de tecnologías basadas en la torrefacción, para la producción de vectores bioenergéticos sólidos a escala piloto e industrial, y en el apoyo a la introducción en el mercado de dichos vectores como un combustible sólido renovable. De forma paralela al desarrollo de las tecnologías de torrefacción y densificación, el consorcio trabaja en la evaluación de los aspectos logísticos específicos y en el uso de productos torrefactados en las aplicaciones de conversión existentes, así como el desarrollo de los métodos analíticos y especificaciones de dichos combustibles. El proyecto se completa con una evaluación global de la sostenibilidad de la cadena de valor hasta el uso final.

De los socios participantes, CENER, DTI (Dinamarca), ECN (Holanda), Topell (Países Bajos) y la Universidad de Umea (Suecia) proporcionan los conocimientos técnicos y equipos para el desarrollo de las tecnologías principales (torrefacción y densificación). Socios industriales tales como EON (Reino Unido), RWE Innogy (Alemania) y Vattenfall (Suecia), entre otros, se centrarán en la logística y aplicaciones de uso final. Las organizaciones científicas, como la OFI (Austria), TFZ (Alemania) y VTT (Finlandia), aportan su experiencia en materia de metodologías de análisis y ensayos, así como en normalización.

En las jornadas técnicas en   además de presentarse los últimos avances del proyecto, se realizó una visita guiada al Centro de Biocombustibles de 2ª Generación de CENER.

Una tecnología prometedora

La torrefacción de la biomasa está considerada como una tecnología prometedora para la promoción de aplicaciones bioenergéticas a gran escala. Durante la torrefacción, la biomasa se  calienta, en ausencia de oxígeno, a una temperatura de 250-320C.

Mediante la combinación de la torrefacción con la peletización o la producción de briquetas, la biomasa  puede convertirse en un combustible sólido de alta densidad energética (vector bioenergético) con un comportamiento mejorado en el transporte a larga distancia, la manipulación y el almacenamiento, y también con propiedades superiores en sus principales aplicaciones de uso final.

La torrefacción puede contribuir de manera significativa a ampliar la cartera de materias primas para la producción de combustibles de biomasa dentro de Europa mediante la inclusión tanto de biomasas agricolas como forestales. De esta manera, el proyecto SECTOR pretende reducir el tiempo de lanzamiento e introducción en el mercado de la tecnología de torrefacción dentro de estrictas condiciones de sostenibilidad.

La Unión Europea financia este proyecto dentro del Séptimo Programa Marco de Investigación. El proyecto tiene una duración de 42 meses y comenzó sus actividades en enero de 2012.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de