Iberdrola instala un ciclo combinado en letonia
Riga, capital de Letonia

Iberdrola Ingeniería ha culminado la construcción de la central de ciclo combinado de Riga, en Letonia, que cuenta con una potencia instalada de 420 megavatios (MW) y que será capaz de suministrar una quinta parte de la electricidad que necesita este país, reduciendo su dependencia energética en un 30%.

Se trata de la primera central de estas características que lleva a cabo la filial del Grupo Iberdrola para terceros en el extranjero, por lo que supone un hito muy relevante en la estrategia de internacionalización de la Compañía.

Una vez superado satisfactoriamente el periodo de pruebas de la planta, Iberdrola Ingeniería ha hecho entrega de la misma a la empresa local Latvenergo, en el transcurso de un evento celebrado ayer en la capital letona al que han acudido representantes de ambas sociedades.

Iberdrola Ingeniería y Construcción, que figura entre las mayores empresas de ingeniería energética del mundo, se ha hecho cargo de la construcción llave en mano de este moderno ciclo combinado en los terrenos de una planta térmica (TEC-2) ya existente, puesta en marcha entre 1973 y 1979, gracias a lo cual ha aprovechado parte de las infraestructuras.

Eficiencia energética superior al 57%

La eficiencia eléctrica de la central es superior al 57% y la eficiencia total (electricidad + calor) está por encima del 85%. Cabe destacar que, utilizando el calor residual, la planta va a suministrar calefacción y agua caliente a la zona sur de la ciudad de Riga, que cuenta con más de 700.000 habitantes. La configuración de la nueva central es 1+1 (una turbina de gas + una turbina de vapor), aportando Iberdrola Ingeniería las soluciones ya probadas en la construcción de otras centrales de ciclo combinado, tanto en España como en México y Brasil, para el Grupo.

Construida y supervisada por Iberdrola

Cabe recordar que el Grupo Iberdrola se adjudicó hace dos años no sólo la construcción sino también la supervisión de la operación y mantenimiento de esta central por alrededor de 300 millones de euros, en un contrato que se convirtió en el más importante de estas características logrado por una empresa española en Europa del Este hasta esa fecha. De este modo, tras la entrada en funcionamiento del ciclo combinado de Riga Iberdrola Generación se hace cargo de la supervisión de la operación y de su mantenimiento durante un periodo de 12 años. Se trata de la primera vez que esta área de negocio obtiene un contrato de estas características.

Para llevar a cabo esta labor, que desarrollarán profesionales de la filial IOMSA (Iberdrola Operación y Mantenimiento), se conectará la mencionada planta al CMDS (Centro de Monitorización, Diagnóstico y Simulación) de Castellón, puesto en marcha en junio de 2002 para controlar el funcionamiento de todos los ciclos combinados de la empresa.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de