En una reunión mantenida en el despacho del consejero, los responsables de E.ON Renovables han explicado las principales características de estos planes que derivan de la adjudicación a esta empresa de una de las zonas de Cantabria para el desarrollo de la energía eólica.

Energías marinas

El plan de I+D+i tiene como compromiso de E.ON el de establecer en Santander la sede central de sus actividades de I+D en el campo de las energías marinas y el desarrollo de un dispositivo pre-comercial de conversión de energía undimotriz. Asimismo, en colaboración con el Instituto de Hidráulica Ambiental y de SODERCAN, se llevará a cabo un marco de investigación de energías en el medio marino que será supervisado por un comité formado por representantes de cada parte. En este comité se revisará el progreso de los equipos de I+D y se tomarán decisiones estratégicas.
 
El proyecto industrial que presenta E.ON está orientado al ahorro del coste de empresas y de particulares y a mejorar la eficiencia energética. Contempla actuaciones medioambientales que persiguen la reducción del impacto visual causado por las instalaciones eléctricas en entornos de especial sensibilidad y en núcleos rurales. También se añade el desarrollo de infraestructuras para reducir el coste de acceso al suministro eléctrico de empresas y particulares, mejorando de esta manera el suministro eléctrico de la zona. Con respecto a la inversión en eficiencia energética, E.ON renovará y mejorará el alumbrado público de los ayuntamientos en cuyo término municipal se instalen parques eólicos. Estas actuaciones, además de una importante inversión generada, crearán a su vez más de 180 puestos de trabajo.
 
Plan I+D+i 

En cuanto a los beneficios del Plan de I+D+i, los responsables de E.ON han explicado que habrá un aprovechamiento del conocimiento y las capacidades ya existentes en Cantabria para dar más fuerza a este plan, se producirá un intercambio de estudiantes y profesionales involucrados en el proyecto, y se formarán a los futuros investigadores de la región, todo ello a lo largo de los 25 años en los que está previsto el desarrollo de este plan.
 
E.ON Renovables ha sido adjudicatario de la zona F para realizar el desarrollo eólico de Cantabria. Esta zona comprende el territorio de los municipios de Hazas de Cesto, Solórzano, Riotuerto, Miera, Saro y parte de la superficie de los términos municipales de Ribamontán al Monte, Bárcena de Cicero, Entrambasaguas, Liérganes, Santa María de Cayón, Penagos, Medio Cudeyo, San Roque de Riomiera, Ruesga, Arredondo, Ramales de la Victoria, Rasines, Ampuero, Voto, Villacarriedo y Villafufre.
 
Con respecto a la energía eólica y su integración en Cantabria, los responsables de E.ON han informado al consejero de las medidas que se llevarán a cabo para minimizar el impacto ambiental y la integración en el entorno local. Entre ellas se han señalado el aprovechamiento de caminos y cortafuegos, la realización de un estudio acústico, medidas compensatorias para restaurar zonas degradadas, la realización de un estudio de integración paisajístico con el asesoramiento de la Universidad de Cantabria, la evaluación medioambiental individualizada de cada proyecto, un estudio de aves y quirópteros que aplicaría medidas correctoras en los emplazamientos donde fuera necesario, y un reconocimiento arqueológico de cada zona donde irán ubicados los parques eólicos.
 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de