El Consejo de Seguridad Nuclear, órgano independiente que controla todas las instalaciones nucleares y radiactivas del país, calificó ayer el hallazgo de tierra radiactiva en una zona de la central de Cofrentes como un suceso de nivel 0, es decir, sin riesgo para la seguridad.

La Escala Internacional de Sucesos Nucleares (Ines) establece siete niveles, según la gravedad de los incidentes que se producen en las centrales. La tabla se utiliza para comunicar de manera rápida y coherente la repercusión real de cualquier incidencia en la seguridad.

La detección de tierra contaminada en el interior de la planta valenciana, pero fuera de la zona radiológica, no llega al primer escalafón de la clasificación, se define como "una desviación".

Los responsables de la central nuclear, propiedad de Iberdrola, ya adelantaron el pasado sábado que el incidente sería calificado como de nivel 0 por "los bajísimos niveles de contaminación" que se habían detectado en un área próxima al sistema de aguas residuales. No obstante, determinar la gravedad de un incidente corresponde al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) que ayer tras comprobar todos los detalles decretó el nivel 0.

Los dos inspectores que el CSN tiene destinados en la central nuclear de Cofrentes de manera permanente analizaron todo lo que sucedió desde el pasado viernes -cuando se localizó la tierra contaminada- hasta el sábado, cuando se hizo público el hallazgo.

Ahora, según fuentes del organismo, los responsables de la planta realizarán un informe más amplio del suceso, que será entregado a los supervisores del Consejo. El incidente, según las mismas fuentes, no ha obligado a desplazar a un equipo más numeroso de investigadores desde Madrid, como sí se ha hecho en otros casos más graves en otras centrales españolas.

El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ricardo Peralta, lanzó ayer un mensaje de tranquilidad tras la alarma desatada tras los comunicados de grupos ecologistas que pedían el cierre inmediato de la planta. El Gobierno garantizó ayer el funcionamiento de la planta hasta que concluya su vida útil, en 2011.

Peralta insistió en que el incidente registrado el pasado viernes en la central nuclear de Cofrentes está catalogado como "nivel cero", es decir, que no implica la activación de emergencias, y que no supuso peligro alguno. "Tenemos que transmitir absoluta confianza y seguridad en el funcionamiento de la central. Siempre se informa con absoluta transparencia de cualquier incidente, aunque el mismo no tenga incidencia para activar el plan de emergencia o esté clasificado nivel cero, como ha sucedido".

"Nos parece necesario proporcionar toda la información relativa al funcionamiento cotidiano de la central, pero al mismo tiempo queremos transmitir que no hay motivo de preocupación", subrayó el delegado del Gobierno.

El responsable gubernamental confirmó que el incidente se produjo durante el lavado y vaciado de un camión utilizado para el transporte de materiales radiactivos, proceso durante el que se produjo un vertido que afectó a una porción de terreno, apenas 4 ó cinco metros cuadrados, como ya informaron desde la central nuclear el pasado sábado.

La limpieza de este vehículo, según aclararon desde Cofrentes, se produjo hace ya varios años porque actualmente no se utiliza esa zona para estas tareas. Los 300 litros de tierra fueron almacenados en dos bidones y trasladados de inmediato al almacén de residuos nucleares, como se hace con el resto de materiales, según informaron desde la planta valenciana.

Desde el primer momento se subrayó que esta contaminación no supuso ningún riesgo ni para la población ni el medio ambiente. Los análisis a las personas que procedieron a la limpieza de la zona afectada, durante la mañana del pasado sábado, dieron todos resultado negativo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de