Mientras que De Vido y Kicillof exponían en el Senado el proyecto de ley que contempla la expropiación de YPF, el presidente del Gobierno español ha expresado, durante su intervención en el Foro Económico Mundial sobre América Latina celebrado en Puerto Vallarta, su profundo malestar por la decisión adoptada ayer por el Gobierno argentino respecto a la empresa Repsol-YPF. Ha asegurado además que España trabajará con intensidad para defender los intereses de la empresa y un modelo de relaciones internacionales basado en el respeto mutuo.

Mariano Rajoy ha dicho que es una decisión negativa para la empresa "que se ha visto expropiada sin justificación alguna ni razón económica que explique lo ocurrido", y que rompe el buen entendimiento que siempre ha presidido las relaciones entre España y Argentina, perjudicando a ambos países. "Lo ocurrido afecta, y mucho, a la reputación internacional de Argentina", ha añadido.

El presidente ha destacado "el esfuerzo encomiable de los Gobiernos latinoamericanos para hacer de la región un destino atractivo y seguro para la inversión y el comercio internacionales", y considera que este esfuerzo no puede verse empañado por este tipo de decisiones puntuales que pueden hacer daño al conjunto de Latinoamérica.

"Tengan la total y absoluta certeza de que yo trabajaré para que eso no suceda, porque eso no sería justo, o dicho de otra manera, sería sumamente injusto", ha destacado.

Mariano Rajoy ha subrayado que lo ocurrido "sienta un grave precedente para el conjunto de las relaciones comerciales en una economía cada vez más global".

El Gobierno español, según ha reiterado el presidente, va a trabajar con intensidad y con perseverancia para defender no solo los legítimos intereses de una empresa española que ha contribuido al desarrollo económico y social de Argentina, sino también "un modelo de relaciones internacionales basadas en el respeto mutuo entre los países y la seguridad jurídica, que son principios básicos, capitales y elementales para el desarrollo y el bienestar colectivo".

"Cuando defendemos estos principios estamos defendiendo el bienestar de la gente, de las personas, de los seres humanos, su progreso y su riqueza. Estamos ayudando a que mucha gente pueda mejorar y llevar una vida digna. Y esos son los valores que están en juego y se ponen en tela de juicio cuando se toman decisiones que es difícil entender", ha concluido.

La soledad de Argentina

La decisión de Cristina Fernández de Kirchner ha generado críticas incluso dentro de su propio país. En el panorama internacional, Venezuela ha sido el único estado que ha apoyado abiertamente a la Presidenta argentina. En cambio, otros como México se han mostrado preocupados.

Tampoco se han mostrado favorables a la nacionalización de la petrolera ni el FMI ni la UE, que han expresado su oposición. El presidente del grupo PPE, el eurodiputado francés Josehp Daul, que señaló que "deseamos proteger las inversiones europeas en países terceros" y calificó la decisión del gobierno argentino de "unilateral y arbitraria".

Por otra parte, el líder de la delegación española del PPE, Jaime Mayor Oreja, subrayó la "inseguridad jurídica y la arbitrariedad" de una decisión "ilegítima que afecta a millones de pequeños accionistas y crea un mal precedente para las inversiones europeas en el mundo". Esto puede considerarse una respuesta a las declaraciones del viceministro de Economía, Axel Kicillof,  sobre indemnización que solicitará Repsol, en las que aseguraba que "no les vamos a pagar lo que ellos quieran".

Por último, Mayor Oreja aseguró, sobre el debate que se celebrará hoy en el Parlamento Europeo, que "este debate es indispensable no solo para la empresa española sino para el futuro de las  inversiones europeas".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de