Greenpeace niega rotundamente que se haya utilizado la violencia durante la acción. La organización ecologista reitera que si durante la acción tres trabajadores de la central han resultado heridos en ningún momento se ha debido a ningún comportamiento violento de los activistas.

“El desvío de la atención hacia la incuestionable actitud pacifista de los activistas es una maniobra para evitar la cuestión clave: la falta de seguridad en las centrales nucleares y la necesidad urgente de establecer un calendario de cierre”, ha afirmado Miren Gutiérrez, directora Ejecutiva de Greenpeace España. La organización insiste en que no se renueve el Permiso de Explotación de Cofrentes, que vence el próximo 19 de marzo, y se proceda a su cierre definitivo.

Ha sido la organización ecologista la que, desde el primer momento, mediante una llamada telefónica a la Sala de Emergencia del CSN, SALEM, ha avisado de la entrada de los activistas en la central nuclear para llevar a cabo una acción de protesta pacífica.

Greenpeace exige seriedad en las valoraciones sobre su protesta y considera especialmente grave que Miguel Sebastián, ministro de Industria, Turismo y Comercio, haya afirmado “que se haya utilizado la violencia”. La ONG pide una rectificación pública al ministro porque sus declaraciones carecen de todo fundamento.

Asimismo, al respecto de su declaración en la que ha añadido que "a nosotros siempre nos ha gustado el debate nuclear y tendremos diálogo", Miren Gutiérrez, ha añadido: "Para que haya un diálogo sobre el debate nuclear, la otra parte ha de escuchar. Pero el ministro Sebastián lleva años sin querer hablar con los grupos ecologistas, mientras solo atiende a la industria nuclear, del carbón y del petróleo, atacando y destruyendo las energías renovables".

Declaraciones del CSN

La central nuclear Cofrentes ha comunicado al Consejo de Seguridad Nuclear que en ningún momento los miembros del grupo ecologista han accedido a zonas vitales de la instalación ni se ha puesto en peligro la seguridad de la planta. El titular ha comenzado los trabajos destinados a restaurar la valla perimetral dañada en la intrusión. Mientras tanto, se mantendrá activado un dispositivo de vigilancia especial en la zona.

Por su parte, el Consejo, que se ha mantenido en todo momento en coordinación con las autoridades competentes, ha desactivado su Organización de Respuesta ante Emergencias.

La Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES) no se aplica en un suceso de estas características. El suceso no ha tenido repercusión sobre la seguridad nuclear ni la protección radiológica.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de