La competición está organizada por el Ministerio de Fomento, el Ayuntamiento de Madrid y la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

Tras el acto inaugural de corte de la cinta que tuvo lugar el pasado día 31 de agosto, los estudiantes, conocidos con el sobrenombre de “decathletas”, han comenzado a trabajar en las viviendas que deben cumplir una serie de requisitos. Entre ellos destacan que las dimensiones de la parcela han de ser de 20 x 20 metros y que toda la energía consumida por las casas debe proceder de la radiación solar.

A partir del 14 de septiembre, el resultado de su trabajo se expondrá en la Casa de Campo de Madrid. Comenzará entonces la fase de concurso en la que se evaluarán diez aspectos de las viviendas: arquitectura, ingeniería y construcción, eficiencia energética, balance de energía eléctrica, condiciones de bienestar, funcionamiento de la casa, comunicación y sensibilización social, viabilidad de mercado, innovación y sostenibilidad.

Los participantes de esta segunda edición de Solar Decathlon proceden de once países europeos (Alemania, Dinamarca, España, Francia, Países Bajos, Hungría, Italia, Noruega, Portugal, Reino Unido, Rumanía), a los que se suman otros cuatro procedentes de China, Japón, Brasil y Egipto. Cada uno de los equipos se apoya en una o más universidades, con la colaboración económica y técnica de instituciones y empresas.

La competición cuenta con el patrocinio exclusivo de Schneider Electric y Kömmerling, y tiene como colaboradores oficiales a AENA, ADIF, RENFE, INECO y FEVE. Además tiene el apoyo del Departamento de Energía de EEUU y del IDAE.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de