¿Por qué resurge la vida en primavera?

Invierno, frío, troncos secos, campos desnudos, sólo quedan las raíces esperando el calor. Si no hay vegetación no hay casi insectos o están, como las plantas, enterrados.

Las plantas de crecimiento rápido, que emplean pocos recursos en la resistencia, no pueden soportar las heladas en sus hojas. Sólo aquellas como las encinas, los acebos o los olivos han desarrollado hojas coriáceas, casi sin agua, que les permiten sobrevivir al frío. Pero estos árboles tardan décadas en crecer.  El resto de las plantas explota el recurso de la luz intensa, desde el 21 de Marzo al 21 de Septiembre, cuando el Sol está alto en el cielo.

La vida en sí es algo muy prosaico. Por eso se la canta sin cesar como excelente. Es preciso rodearla de encanto para hacerla interesante. La vida, de hecho, la representan las hormigas, trescientos millones de años sin cambios, buscando comida para que la reina ponga huevos para que nazcan hormigas para que busquen comida para que la reina ponga huevos. En las latitudes nórdicas, incluida España, en cuanto las plantas comienzan a tener savia endulzada, las procesiones de hormigas recorren campos y ciudades en busca de energía para su reina.

La idea es que los átomos, salvo los gases nobles, de los que hay muy poca cantidad, se atraen entre sí, pues sus orbitales electrónicos están incompletos. Puestos diversos elementos en situación de aproximarse unos a otros, lo normal es que se unan entre sí, que se apareen. Se aparean átomos aislados y cadenas de átomos que tienen sus extremos con cargas libres.

Cuatro cadenas, cuatro moléculas, las bases A, C, G, T de entre 13 y 16 átomos, tienen una enorme afinidad entre sí, de manera que, juntas, se unen A con T y C con G, y estos pares entre sí, formando cadenas muy largas, y secuencias en cada lado del apareamiento AGTCTAGATCGC …  : Una cadena de ADN.

Esto es la vida: la construcción de cadenas largas de las cuatro bases. Alrededor de esto tan simple se edifican los enormes edificios vitales. Se necesitan azúcares (carbono, hidrógeno, oxígeno) que con nitrógeno y fósforo ensamblan las cadenas. Cuando éstas han llegado a un cierto tamaño, se desaparean para que cada parte busque los átomos adecuados para formar de una sola cadena dos nuevas, más o menos iguales a la primera. (La vida, digamos "superior", la de los humanos, muchas veces no parece otra cosa distinta de la acción de las cadenas atómicas).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de