Salud de las crías de herrerillo común 

Los polluelos nacidos en nidos cercanos a los merenderos que están instalados en zonas boscosas cercanas a las ciudades tienen peor salud si salen del huevo en un día festivo, al coincidir con el incremento masivo de visitantes.

“Fuera del merendero, donde no hay tantas personas, las aves recién nacidas se desarrollaron normalmente con independencia del día en que nacieron”, explica Javier Pérez-Tris, investigador del departamento de Zoología y Antropología Física de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

En un estudio liderado por el biólogo y publicado en la revista PLOS ONE, los científicos monitorizaron 65 cajas nido situadas en zonas cercanas a merenderos y 73 alejadas.

El lugar elegido fue el bosque de La Herrería, ubicado en la Sierra de Guadarrama, a sesenta kilómetros de Madrid, y el ave estudiada, el herrerillo común (Cyanistes caeruleus), un pájaro de unos diez gramos en su edad adulta que es muy habitual en los bosques españoles.

Los biólogos realizaron las mediciones en la primavera de 2009, registrando el día en que cada uno de los 191 polluelos estudiados salió del cascarón. De esta forma, había aves que en sus dos primeros días de vida soportaban una aglomeración masiva en el merendero al caer en festivo, o polluelos cuyo desarrollo inicial coincidía con días sin grandes afluencias de personas.

Las cajas nido fueron situadas por los propios científicos, que midieron, en cada polluelo, la masa corporal, la longitud del tarso (un hueso de la pata fácil de medir externamente) y la condición corporal (el peso relativo al tamaño) en cinco ocasiones, con edades de 2, 5, 8, 11 y 15 días.

“Las medidas se tomaron con reglas especiales para medir aves pequeñas, y el peso, con una balanza de precisión”, señala Carolina Remacha, investigadora de la UCM y primera autora del estudio, que se encargó de medir estos valores en el propio terreno, para no entorpecer la alimentación de las crías.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de